Amélie Nothomb - Golpéate el corazón

miércoles, 10 de abril de 2019



Título original: Frappe-toi le coeur
Traducción: Sergi Pàmies
Año: 2017
Edición: Anagrama (2019)
Páginas: 152


Amélie Nothomb es un autora que a veces me fascina y a veces me aburre soberanamente. Nunca sabes a qué atenerte cuando se publica su ración anual de narrativa. ¿Qué será esta vez? ¿Un cuento desviado, una fábula grotesca, un excéntrico episodio autobiográfico? En su retorcida y delirante recámara literaria, uno de cada seis agujeros guarda en su interior una bala. Un ejercicio arriesgado, casi suicida. Y aún así, jamás me he planteado renunciar a los juegos argumentales de Nothomb, a su efervescencia y su voluptuosidad, porque no existe, en mi opinión, contendiente que le dispute el reinado de ese género propio en el que se mueve.

Golpéate el corazón, su último trabajo traducido al castellano, es una portentosa exhibición de rivalidad femenina en el que se perciben los rasgos más característicos de Amélie Nothomb con una inusual alternancia de contención e incontinencia. La historia comienza con la caída en desgracia de Marie, una joven vanidosa y superflua que disfruta a un nivel casi sexual de su capacidad para atraer miradas y despertar envidias. Marie se recochinea de su atractivo, se emborracha de su propio poder de seducción mientras el resto de chicas de su edad se esclavizan a una vida conyugal inerte y aburrida, marcada por una clamorosa falta de ambición. Sin embargo, Marie, incapaz de gobernar las reglas del juego amoroso, quedará embarazada de un chico llamado Olivier, dando así al traste con sus esperanzas de llevar una vida emocionante y díscola.

Diane, por su parte, crecerá bajo la desgraciada sombra que proyectan las frustraciones de su madre, esa diosa indiferente «capaz de tocarla sin que existiera un contacto real, de mirarla sin verla». Con una elocuencia insólita, Diane expone la sanguinolencia de sus heridas emocionales al sufrir el constante rechazo de Marie, sumida en una depresión profunda tras el parto. La situación se agrava hasta el punto de tener que abandonar el hogar familiar para mudarse a casa de sus abuelos, que se encargarán de criarla con todo el cariño que su madre le niega. No obstante, cuando Marie se vuelve a quedar embarazada, primero de Nicolas y después de Célia, Diane descubre que, al contrario que ella, sus hermanos gozan de una oleada de devoción maternal que abrirá en su interior un abismo de desolación.

Inspirada por un verso de Alfred de Musset, y quizás, de igual modo, por las violentas pasiones que bombean el corazón, Diane decide estudiar cardiología y se convierte en la inseparable pupila de Olivia, una apasionante profesora con la que establecerá un vínculo tan estrecho como peligroso. Junto a Olivia, Diane conocerá la gloria y el reconocimiento, pero también, parece indicarnos Nothomb, la perfidia latente en todas las relaciones humanas. 

En esta novela pequeña pero vigorosa, Nothomb atenta contra los ingenuos preceptos que presuponen la maternidad como una fuente de amor incondicional y nos presenta a un deslumbrante elenco de personajes femeninos que se dedican a derrumbar mitos fuertemente atrincherados. Lejos de instalarse en el rencor y la pesadumbre, el personaje de Diane se caracteriza por la voluntad inquebrantable de no repetir los errores de los que ha sido víctima. A pesar de su tono trágico y de su final «shakespeariano», Golpéate el corazón posee una arrobadora fe en la capacidad del ser humano de sobreponerse al trauma. En la línea de la mejor Nothomb, aunque sin llegar a las cimas de su narrativa, Golpéate el corazón se desliza entre la puerilidad y la grandilocuencia hacia un territorio del que brota una sorprendente madurez.


«Diane dejó de ser una niña en aquel mismo instante. Sin embargo, no se convirtió ni en una adulta ni en una adolescente: tenía cinco años. Se transformó en una criatura desencantada cuya obsesión fue no hundirse en el abismo que esa situación había abierto dentro de su ser».


PUNTUACIÓN: ★★★☆

Anne Tyler - El baile del reloj

lunes, 8 de abril de 2019



Título original: Clock Dance
Traducción: José Luis López Muñoz
Año: 2018
Edición: Lumen (2019)
Páginas: 344


En El baile del reloj, su trabajo más reciente hasta la fecha, la novelista norteamericana Anne Tyler —galardonada en 1989 con el Premio Pulitzer— se propone retratar la vida de una mujer llamada Willa a través de tres momentos definitorios que marcarán para siempre su carácter. Tyler, una narradora eficiente que se caracteriza por la sobriedad y la pulcritud, escoge tan bien sus herramientas y domina con tanta inteligencia el trazo de su protagonista que uno intuye fácilmente el dibujo completo a pesar de los numerosos espacios en blanco que hay en el lienzo. 

El primero de esos episodios se remonta a la infancia de Willa en un pequeño pueblo de Arizona, una época de períodos apacibles que se veían interrumpidos de forma imprevisible por el temperamento volátil de su madre. Cuando, tras uno de sus esporádicos estallidos de cólera, la madre de Willa desaparece sin dar señales de vida, la posibilidad de que su huida sea definitiva adquiere un peso tangible que ensombrece el hogar familiar. Los desajustes en la rutina que conlleva para Willa este acontecimiento inesperado —las incesantes lágrimas de su hermana pequeña, los platos que se acumulan en el fregadero, el abatimiento pintado en el rostro de su padre— abren una grieta por la que atisba, sin comprender, el complejo y enmarañado mundo de las frustraciones adultas.

Diez años más tarde, mientras viaja con su novio de la Universidad en un vuelo de regreso a casa, Willa se ve sorprendida por otro suceso desconcertante: el pasajero que viaja a su lado le clava una pistola en el costado y la amenaza con disparar. Aunque la escena se resuelve de manera casi milagrosa, Willa queda afectada por una profunda desazón que la acompaña mucho tiempo después de aterrizar. Cuando le cuenta lo ocurrido a sus padres, su novio Derek, que poco antes le ha pedido matrimonio precipitadamente, trata de desacreditarla sugiriendo que exagera los detalles de su relato. El subsiguiente clima de tensión, al que la madre de Willa contribuirá, cómo no, con su nada disimulado rechazo hacia el novio de su hija, desencadenará una respuesta alarmante por parte de la protagonista.

La tercera de las instantáneas que conforman la primera parte de El baile del reloj nos presenta a una Willa entrada ya en la mediana edad, haciendo frente a la trágica muerte de su marido en un accidente de tráfico. Viuda y madre de dos hijos adolescentes, Willa se encuentra a sus cuarenta años en un grado absoluto de aturdimiento del que intenta escapar retomando el contacto con su hermana y su padre, siluetas desdibujadas que evocan viejos tiempos y viejos traumas.   

Estos tres apasionantes fragmentos de la vida de Willa constituyen el sustrato del que se nutre la segunda mitad de la novela, caracterizada por uno de esos imposibles giros del destino que impulsan las historias de Paul Auster. Así, tras recibir la llamada de una desconocida, Willa se verá atravesando el país para hacerse cargo de Denise, una exnovia de su hijo Ian, y de la hija de esta, una niña asombrosamente precoz llamada Cheryl cuyo febril desparpajo encandila a todo el que se cruza con ella. La aparición de Denise y Cheryl en la vida de Willa, así como del resto de miembros que integran su pintoresco vecindario, insufla en la protagonista un torrente de frescura al que Willa no tiene ninguna intención de renunciar pese la incordiante insistencia de Peter, su segundo marido. Poco a poco, Willa se va involucrando en cuitas ajenas que le reconfortan mucho más que las propias, desgranando secretos, traiciones y lealtades e integrándose a hurtadillas en una comunidad que le recuerda la urgencia de renunciar a la pasividad que lleva arrastrando desde su juventud.

Anne Tyler desarrolla este conflicto de manera sutil, vehiculando la historia a través de una cotidianidad anestésica que ella misma hace saltar por los aires con algún que otro hachazo argumental. Tyler es de las que emplean la distracción antes de noquearte, lo cual no empaña el carácter esperanzador de la novela, marcada por un ritmo pausado y la reveladora claridad de su prosa al abordar temas como el miedo a la vejez y la muerte, la soledad, la insatisfacción vital y el efecto incapacitante que puede provocar un hogar roto, propagándose a través de las décadas como ondas en un estanque. Aunque su segunda mitad no es, ni de lejos, tan brillante y sobrecogedora como la primera, El baile del reloj transmite una sólida sensación de conjunto que Anne Tyler remata bordando un final sobresaliente, propio, sin duda, de una narradora sabia, elegante y experimentada.



«Se preguntaba si sus hijos seguirían en contacto con ella después de emanciparse. ¿Recordarían su infancia con afecto o habrían estado acumulando rencores? Ella se había esforzado al máximo en ser una buena madre, lo que para ella significaba ser una madre predecible. Se había propuesto que a sus hijos nunca tuvieran que preocuparles sus estados de ánimo; que jamás tuvieran que mirar por la mañana a hurtadillas en el dormitorio de su madre para saber qué tal les iba a ir durante el día. No conocía a ninguna otra mujer cuyo principal objetivo fuera que siempre se supiese de antemano lo que cabía esperar de ella».


PUNTUACIÓN: ★★★☆

H. D. Everett - La máscara de la muerte y otras historias

miércoles, 27 de marzo de 2019



Título original: The Death-Mask and other Ghosts
Traducción: María Pérez de San Román
Año: 1920
Edición: La biblioteca de Carfax (2019)
Páginas: 192


Para los amantes de la literatura de terror es una auténtica suerte que existan proyectos como el de La biblioteca de Carfax, editorial que desde hace ya dos años apuesta fuerte tanto por nuevos talentos y voces consagradas de la narrativa contemporánea como por autoras apenas conocidas del período victoriano. La última de estas incorporaciones a su interesante catálogo es Henrietta Dorothy Everett, escritora de aparente origen escocés (la mayoría de sus historias transcurren en dicha zona) cuyas inquietantes incursiones en el relato de corte sobrenatural conforman una antología, no extraordinaria, pero sí bastante solvente. 

Las nueve piezas seleccionados por María Pérez de San Román y Shaila Correa aluden a elementos tan socorridos dentro del género que a día de hoy parecen casi trillados: casas encantadas, ruidos nocturnos, visiones maléficas y espíritus que reaparecen para saldar cuentas pendientes con los vivos. Prefigurando a grandes escritoras de género como Shirley Jackson y Daphne du Maurier (aunque sin rozar la profundidad psicológica de sus personajes), H.D. Everett recurre a lo paranormal, no tanto para inspirar temor, sino como vehículo para el suspense. Las primeras décadas de siglo XX, con el estallido de la Primera Guerra Mundial como telón de fondo, suponen un inmejorable caldo de historias inacabadas, truncadas por muertes violentas y prematuras, cuyos espacios Everett no duda en imaginar. 

Así, en los relatos de Everett, sentimientos como la culpa o la añoranza son los que dan entidad al fantasma, ya sea la esposa vengativa que recuerda a su marido la promesa de no volver a casarse («La máscara de la muerte») o la inocente niña que corretea por las alcobas recordando a sus padres la tragedia de su pérdida («El pequeño fantasma de Anne»). En muchos casos, la curiosidad infantil se convierte en el letal cebo que guía a los protagonistas a su encuentro con lo desconocido («La cortina carmesí», «La pared susurrante»), mientras que en otros es la propia esfera ultraterrena quien trata de establecer contacto, bien con fines admonitorios («Los dedos de una mano»), bien como constatación de una desgracia («Los gaiteros de Mallory»). 

Hay, en definitiva, una evidente diversidad temática y una exquisita nostalgia por las características más primitivas del género que dan color a la colección, convirtiéndose la ambientación y la estética victorianas de La máscara de la muerte y otras historias en sus principales bazas frente a la escasez de recursos estilísticos y la homogeneidad de las voces narrativas. En efecto, puede que los relatos aquí reunidos no hayan envejecido de la mejor manera... puede que también se eche en falta cierto grado de angustia psicológica y «mal rollo». Pero si algo demuestra H.D. Everett a lo largo de estos nueve fantasmagóricos cuentos es que su talento como narradora está fuera de toda discusión.


«Siempre sé cómo distinguir una historia de fantasmas verdadera de una falsa. La verdadera nunca tiene un sentido, y la falsa siempre se empeña en proveerte de uno».


PUNTUACIÓN: ★

Novedades editoriales: abril 2019

martes, 26 de marzo de 2019

El monstrumólogo, Rick Yancey
Molino - 4 de abril - 480 páginas

Nuestro mundo no es lo que parece Will Henry, un chico huérfano, es el aprendiz del doctor Warthrop, especializado en algo singular y macabro: el estudio de los monstruos. Una noche, el médico y su ayudante reciben dos cadáveres; el de una joven… y el de una criatura sin cabeza y de dientes afilados que se creía extinta en Nueva Inglaterra. Pronto, Will y el doctor tendrán que iniciar Will Henry, un chico huérfano, es el aprendiz del doctor Warthrop, especializado en algo singular y macabro: el estudio de los monstruos. una carrera contrarreloj para evitar que estas bestias se extiendan y vuelvan a matar. Un secreto te salva y otro te condena.

Esto te va a sorprender, Hank Green
Nube de Tinta - 4 de abril - 448 páginas

La vida de April May nunca volverá a ser la misma. Volviendo a casa a las tres de la mañana, April se encontró con una escultura gigante, sobre la que colgó un vídeo. Ahora los Carls, las misteriosas estatuas que aparecen y desaparecen en el mundo entero, se han hecho virales, y April May con ellas.
¿Será esta su oportunidad para dejar huella en el mundo? April pronto descubrirá las consecuencias que toda esta atención conlleva, y que el mundo haya depositado en ella la responsabilidad de averiguar qué son los Carls y, sobre todo# qué quieren de nosotros.

La voz de Amunet, Victoria Álvarez
Nocturna - 8 de abril - 712 páginas

Egipto, 1346 a.C.: Desde que tiene uso de razón, la pequeña Amunet ha sido capaz de comunicarse con los animales, pero su vida da un vuelco cuando los sacerdotes de Amón, el clero más poderoso del Antiguo Egipto, descubren su prodigioso don. Convencidos de que es la pieza que necesitaban en su rompecabezas político, se la llevan al templo de Ipet Sut, donde comenzará su formación como heka o hechicera al servicio de su dios.
Egipto, 1799. Cuando el ejército de Napoleón Bonaparte se hace con el control de El Cairo, la banda de ladrones a la que pertenece Shaheen recibe el encargo de asaltar una antigua sepultura del Valle de los Nobles. Lo que Shaheen no sabe es que en esa tumba se encontrará con algo mucho más inquietante: el espíritu de la propia Amunet, atrapado durante más de tres mil años... y sediento de venganza.
Desde ese momento, sus existencias se entrelazan en el juego de poder al que Bonaparte pretende arrastrar al mundo entero, sustituyendo el azul del Nilo y el oro del desierto por el rojo derramado en las calles del París revolucionario.

Ilión, Dan Simmons
Nova - 4 de abril - 688 páginas

En un lejano futuro, la guerra de Troya estalla a la sombra del monte Olimpo de Marte, bajo la atenta mirada de Zeus y los suyos. Empiezan las sucias batallas entre los dioses más vengativos. En la Tierra, los pocos humanos que quedan persiguen un pasado perdido y una verdad devastadora. Mientras tanto, cuatro máquinas sensibles parten del espacio jupiterino para investigar e intentar acabar con las emisiones potencialmente catastróficas que emanan de la cima de una alta montaña en la superficie habitada del planeta rojo.

El caso Sparsholt, Alan Hollinghurst
Anagrama - 10 de abril - 558 páginas

En octubre de 1940, el apuesto David Sparsholt llega como estudiante a la elitista universidad de Oxford. Él no pertenece a la clase alta, pero trabará amistad con un grupo de jóvenes de posición más elevada que han montado un club literario al que pretenden invitar a reputados escritores como Orwell, Stephen Spender, Rebecca West o el padre de uno de ellos, A. V. Dax. Su hijo, Evert Dax, será uno de los amigos que se sentirán atraídos por el magnetismo de Sparsholt, en una época en que la homosexualidad debía vivirse de un modo clandestino. Mientras Londres sufre el infierno del Blitz y el futuro del país resulta incierto, Oxford es una suerte de limbo donde los jóvenes exploran los placeres de la cultura, la amistad y el deseo, sabedores de que en cualquier momento los pueden llamar a filas.
Pero este es solo el arranque de esta vasta y ambiciosísima novela, que recorre más de medio siglo de vida británica y llega hasta nuestros días a través de tres generaciones, componiendo un deslumbrante fresco histórico. Porque Sparsholt se casará y tendrá un hijo, Johnny, que se convertirá en un prestigioso pintor especializado en retratos, mantendrá una relación amorosa con un joven francés y después tendrá una hija llamada Lucy… Y junto a ellos irá apareciendo un amplio abanico de personajes que reflejan los cambios de actitudes, costumbres, estructuras sociales y moral sexual de una sociedad.

Milkman, Anna Burns
Alianza de Novelas - 18 de abril - 352 páginas

En esta ciudad anónima, ser interesante es peligroso. La hermana mediana, nuestra protagonista, se empeña en evitar que su madre descubra a su posible novio y en no dar explicaciones sobre su encuentro con el lechero. Pero en cuanto el primer cuñado descubre su situación y hace correr el rumor, la hermana mediana se vuelve «interesante». Lo último que ella quiere. Porque ser interesante implica que te presten atención y eso es peligroso.
"Milkman" es una historia de rumores y habladurías, de silencio y sordera intencionada en la época álgida del conflicto de Irlanda del Norte. Es la historia de una inacción con grandísimas consecuencias.

Recuerdos del futuro, Siri Hustvedt
Seix Barral - 30 de abril - 416 páginas

Una escritora consagrada que trabaja en sus memorias redescubre los viejos diarios de su primer año en Nueva York, a finales de la década de 1970. Recién salida de un pueblo de Minnesota, sin apenas dinero y con hambre de nuevas experiencias, se deslumbra por todo lo que le ofrece la ciudad: su primer amor, los esbozos de su primera novela, la escena literaria que se abre ante ella, y, sobre todo, la obsesión por su vecina, una mujer joven que cada noche entona extraños monólogos en su apartamento y que la protagonista anota febrilmente en sus cuadernos. Conforme estas confesiones
se vuelven más perturbadoras, su interés por descubrir la verdad detrás de la puerta de al lado también se intensifica.
Cuarenta años después de aquello, esas notas y diarios sirven a la escritora para reflexionar sobre temas como el paso del tiempo, el deseo o el papel de la mujer en la sociedad, y para constatar que son los recuerdos del pasado los que en gran medida conforman quienes seremos en el futuro.

¿Quién te crees que eres?, Alice Munro
Lumen - 4 de abril - 312 páginas

En esta serie de historias entrelazadas, Munro recrea el vínculo entre dos mujeres en el transcurso de casi cuarenta años: la pragmática, desconfiada y a veces un tanto vulgar Flo, y su hijastra, Rose, una chica torpe y tímida pero cuya ambición la empuja a dejar atrás sus raíces y emprender su propio camino.
Cuento a cuento, pincelada a pincelada, la gran maestra del relato nos envuelve dentro de una narración que fluye como una novela y a la que consigue dotar de profunda emoción y trascendencia.

Rialto, 11, Belén Rubiano
Libros del Asteroide - 1 de abril - 240 páginas

Un día de principios de otoño de 2002, la luz de una pequeña y recóndita librería de la plaza del Rialto de Sevilla se apagó, sin ruido ni apenas despedidas, definitivamente. Su fundadora había empezado a vender libros diez años antes en otras librerías, donde aprendió muchas cosas, además de su oficio.
En la sucesión de vivencias que conforman estas deliciosas memorias parciales, Rubiano comparte con los lectores la insobornable vocación que le llevó a establecerse como librera en una esquina del mapa. Y lo hace con humor y con cándida sinceridad, porque salvo la satisfacción de trabajar entre libros y lectores entendemos desde el principio que nada es como había soñado y que en el oficio no faltan tormentas, marejadas y amargas decepciones. Pero también hay, afortunadamente, momentos delirantes, impagables lecciones y grandes alegrías.
Ante todo, la valía de estas páginas, que el lector recorrerá entre la carcajada libre y la más profunda empatía, reside en la vitalidad y el personalísimo estilo con el que Rubiano nos habla de su particular devoción por los libros y de cómo uno puede llegar a arriesgar cualquier seguridad por perseguir un sueño.

Zorro, Dubravka Ugrešic
Impedimenta - 1 de abril - 376 páginas

El zorro es un bastardo: un ser salvaje y ladrón, una criatura que no respeta las normas ni los límites; como el escritor. Y también como la voz de esta historia, fragmentada y multilingüe, que quizá podamos llamar «novela». Solo hay una pregunta: ¿cómo se crean los cuentos? La narradora, en su búsqueda de respuesta, irá desde Estados Unidos hasta Japón pasando por Rusia, Italia y Croacia, y nos hablará de escritores con autobiografías secretas, de artistas laureados gracias a sus viudas, de romances marcados por la irrupción de la guerra y de niñas que convocan con unas pocas palabras todo el poder de la literatura. Conferencias, clases y entrevistas. Y, sobre todo, juego, en un brillante rompecabezas que nos invita a explorar la engañosa frontera que existe entre realidad y ficción. 

La edad del desconsuelo, Jane Smiley
Sexto Piso - 1 de abril - 120 páginas

Cuando Dave escucha a su esposa Dana musitar «Nunca más volveré a ser feliz», quizá sin haberse dado cuenta siquiera de que lo decía en voz alta, siente que ambos están a punto de perder todo aquello que una vez desearon: sus años de apacible matrimonio, tres hijas, la próspera clínica dental que comparten. Ahora Dave está convencido de que Dana se ha enamorado de otro hombre y, de manera inesperada, decide que la mejor manera de salvar su relación es evitar que su esposa descubra que él lo sabe. En La edad del desconsuelo, Jane Smiley narra con asombrosa autenticidad los ritmos de lo cotidiano y cómo de pronto se ven sacudidos por una emoción inesperada, dando lugar a situaciones tragicómicas y a una demoledora meditación sobre la vida en pareja, la pérdida y la infelicidad.

El río del Francés, Daphne du Maurier
Alba Editorial - 10 de abril - 344 páginas

Lady Dona St. Columb tiene veintinueve años y está casada con un baronet frívolo y satisfecho de sí mismo. Ocupa un lugar destacado en la corte de Carlos II, tiene muchos admiradores y cuando se aburre se disfraza de bandolero y asalta a ancianas condesas. Un día se lleva a sus dos hijos y se instala en Navron House, la casa familiar de su marido. En su camino se cruza un pirata francés que es el terror de la región: no tardará en pensar que son «el uno para el otro, dos trotamundos, dos fugitivos sacados del mismo molde». En El río del Francés (1941), Daphne du Maurier plantea si para una mujer la libertad equivale forzosamente a una huida, y si en cualquier caso es posible alguna vez «convertirse en otra persona». 

Diálogos con Leucó, Cesare Pavese
Altamarea - 3 de abril - 280 páginas

Veintisiete diálogos breves pero cargados de tensión, seductores y también trágicos, en los que los dioses y los héroes de la Grecia clásica son invitados a tratar la relación del hombre con la naturaleza, el carácter ineluctable del destino, la necesidad del dolor y la irrevocable condena que son la muerte y los recuerdos.

El don de las piedras, Jim Crace
Hoja de Lata - 1 de abril - 240 páginas

Una aldea paleolítica con los mejores talladores de sílex vive ajena a la inminente amenaza del bronce. Un día el lugar es asaltado por un grupo de jinetes pendencieros. Una flecha envenenada está a punto de matar al protagonista de esta historia, un crío sin nombre. Las heridas causadas obligarán a amputarle el brazo derecho, convirtiéndolo en un ser inútil para la comunidad. Ignorado por los suyos, nuestro joven protagonista se aventurará más allá de los límites del poblado y conocerá a Liebre, una mujer solitaria con una hija a su cargo, que pasará a ser el centro de su nueva vida. En sus muchas idas y venidas, el chico narrará lo que ha visto fuera, embelesando a todos con sus fantasías. Él, que ha perdido el don de las piedras, descubrirá en su lugar el don de las palabras.

Sed, Neal & Jarrod Shusterman
Nocturna - 15 de abril - 424 páginas

Alyssa vive con su familia al sur de California, en un barrio residencial muy apacible... Hasta que, un día, del fregadero deja de salir agua. Tras padecer varios años de sequía, eso tampoco es extraño; allí todo el mundo está acostumbrado a las advertencias: no riegues el césped, no llenes la piscina, no te des duchas largas. 
Pero esta vez ya no queda agua que ahorrar.
En cuestión de unas horas, el apacible barrio residencial se ha llenado de familias desesperadas y dispuestas a todo con tal de conseguir un bidón de agua. Y cuando sus padres no regresan, Alyssa, su hermano y el peculiar vecino que los acompaña no tienen más remedio que empezar a tomar decisiones difíciles para sobrevivir. Cueste lo que cueste.

Fresas silvestres, Angela Thirkell
Gatopardo - 29 de abril - 250 páginas

En esta comedia romántica ambientada en los años treinta, la atractiva pero empobrecida Mary Preston acude como invitada a la espléndida finca de su tía Agnes en Rushwater. Allí, Mary perderá la cabeza por el apuesto seductor David Leslie, al mismo tiempo que Agnes y su madre, la excéntrica lady Emily, planean emparejarla con otro hombre muy diferente, al que consideran un buen partido. En el espectacular baile de Rushwater, la felicidad de Mary, suspendida entre los imperativos del corazón y las maquinaciones de su familia, penderá de un hilo.

Una vez caminé sobre la suave hierba, Carolina Schutti
Errata Naturae - 29 de abril - 120 páginas

Tras la muerte de su madre, la pequeña Maja acaba en un país extranjero, donde se siente sola y desorientada. Su padre, que iba a hacerse cargo de ella, la ha enviado con su tía; y aunque ésta le proporciona un techo y comida, Maja siente un profundo anhelo por algo que perdió, algo que es incapaz de expresar. Sobre todo en ese mundo extraño que no permite debilidades ni singularidades. A pesar de ello, encontrará consuelo en un anciano que logra que se sienta como en casa: le enseña a disfrutar de la belleza del campo, de los árboles y los animales. Él, que también ha experimentado la pérdida de su identidad cultural, despertará en ella el recuerdo de sus propias raíces, que la llevará a emprender un viaje que nos demostrará que el olvido y el silencio no siempre tienen la última palabra.

Voces humanas, Penelope Fitzgerald
Impedimenta - 15 de abril - 208 páginas

Penelope Fitzgerald vuelve a inspirarse en su propia vida para trazar una inolvidable historia sobre la guerra y la brutalidad con la que afecta a las vidas de las personas. En Londres, en pleno Blitz, un plató de la BBC se trasforma en un gigantesco dormitorio compartido. Decenas de hombres y mujeres se hacinan en un edificio que en cualquier momento podría ser alcanzado por el enemigo. Sam Brooks, un director de programa desesperado, busca consuelo en los brazos de sus asistentes: Vi Simmons, una mujer práctica y animada; Lise Bernard, una medio francesa embarazada o Della, una gran seductora. Amor, tragedia y aprendizaje. Experiencias humanas que se entrelazan en un opresivo microcosmos, mientras las bombas resuenan en el exterior y cada nueva noticia mantiene en vilo a toda una nación.

Cuerpos malditos, Lucía Baskaran
Temas de Hoy - 30 de abril - 224 páginas

Martín murió hace más de un año y Alicia no deja de hacerse esas preguntas, atormentada por el recuerdo de quien fuera su prometido. Apenas tiene veintiocho y ya es viuda, pero en los arcenes de su luto aguardan una nueva pareja, el reencuentro con su mejor amiga y el fantasma de una madre ausente.
Cuerpos malditos es una novela breve y áspera sobre cómo nos transforman las pérdidas. La historia de una mujer que busca rehacer su vida al tiempo que ahonda en el pasado para desenredar los motivos de su infelicidad: una adolescencia marcada por la aparición del deseo, la violencia, la dificultad para reconocer su propio cuerpo y las heridas del primer amor y del primer desengaño.

Cuentos completos, Flannery O'Connor
Lumen - 11 de abril - 848 páginas

El genio lúcido, doloroso y atormentado de Flannery O'Connor alcanza sus más altas cimas en el cuento, género que cultivó ininterrumpidamente desde sus años de estudiante hasta su prematura y trágica muerte.
Las historias de este libro hiriente y sobrecogedor tienen como escenario los pueblos y las tierras del sur de Estados Unidos, especialmente su Georgia natal, un mundo decrépito y en ruinas cuyo secular abandono y pobreza ancestral aparecen marcados por la violencia y el odio. Pero, más allá de la sordidez, los conflictos raciales, el asfixiante peso de la religión y la frustrada lucha por la libertad, hay siempre en los cuentos de Flannery O'Connor una extraña belleza, una íntima exposición moral de la condición humana que trasciende la anécdota.

Natsume Sōseki - Más allá del equinoccio de primavera

lunes, 18 de marzo de 2019



Título original: 彼岸過迄 (Higan Sugi Made)
Traducción: Yoko Ogihara, Fernando Cordobés
Año: 1912
Edición: Impedimenta (2018)
Páginas: 336


El pasado mes de noviembre se publicaba —como viene siendo habitual, bajo la mano de Impedimenta— una de las pocas novelas de Natsume Sōseki que permanecían inéditas en castellano. A pesar de que no se encuentra entre las más conocidas, Más allá del equinoccio de primavera (1912) poco o nada tiene que envidiar a otras grandes obras del maestro japonés como Kokoro (1914) o Soy un gato (1905). 

Escrita casi al final de su vida, la entrañable historia de Keitaro Tagawa, un joven recién graduado que trata de abrirse hueco en el competitivo mundo laboral, posee la arrebatadora desazón existencial que suele impregnar la narrativa de Sōseki. Abatido por una agotadora e infructífera búsqueda de empleo, Keitaro languidece bajo el peso de la monotonía hasta que se cruza con un enigmático individuo llamado Morimoto, trabajador en una estación de ferrocarril que le llenará la cabeza de relatos delirantes y anécdotas pintorescas. Su amistad con Morimoto le contagiará el gusto por las historias ajenas, haciendo crecer en su interior una insaciable necesidad de desentrañar el extraordinario misterio por el que se caracterizan las relaciones humanas.

La repentina e inesperada desaparición de Morimoto, que huye dejando tras de sí únicamente una misiva y un bastón tallado a modo de regalo, proporciona el contexto idóneo para que Keitaro se convierta en el protagonista de su propia aventura. Enfrascado de nuevo en su propósito —mucho más laborioso de lo que imaginaba para alguien con su nivel de educación— de encontrar una ocupación con la que ganarse el sustento, Keitaro acude al encuentro de un antiguo compañero de estudios llamado Sunaga. Tras una impredecible y precipitada cadena de acontecimientos, Keitaro se verá ejerciendo de espía para Taguchi, tío de Sunaga, quien le ordena seguir los pasos de un desconocido fácilmente reconocible por un lunar en el entrecejo.

Así, bajo esta premisa algo murakamiana, Natsume Sōseki construye una novela sorprendente y polifacética en la que su protagonista irá cediendo el testigo de la narración hasta convertirse, como el lector, en mero observador del intrincado tapiz humano que se despliega entre las páginas de Más allá del equinoccio de primavera. Demostrando un asombroso dominio de ambos registros, Sōseki entrelaza la detectivesca trama de Keitaro con una demoledora tragedia amorosa que involucra al desdichado Sunaga y a su encantadora prima Chiyoko. 

Como viene siendo habitual en sus novelas, Sōseki somete los dictados del corazón a los designios del destino, dos conceptos a menudo enfrentados que cobran, en manos de Sōseki, un estrepitoso y fatal cariz. Con su estilo luminoso y ligero, Sōseki es capaz de sondear las abismales simas de la naturaleza humana, diseccionando emociones complejas y contradictorias con precisión quirúrgica. Tal y como el Keitaro de la novela, uno abandona la lectura de Más allá del equinoccio de primavera con la certeza de que algo «ha agitado su ser, ha permeado hasta llegar a las capas más profundas, donde se ha decantado»


«Vivir en una gran ciudad le permitía no solo soñar con países y gentes exóticas, sino deleitarse en la contemplación de mujeres normales y corrientes que veía a diario en los tranvías, de hombres con los que se cruzaba cuando salía a pasear. Pensaba que, tras su apariencia de normalidad, todos ellos escondían algo fuera de lo común bajo el forro de sus abrigos, en las mangas. Deseaba mirar ahí dentro, echar un vistazo a lo extraordinario y fingir después que no había ocurrido nada».


PUNTUACIÓN: ★★★☆

 
Generación Reader © 2012