Mike Lightwood - El fuego en el que ardo

jueves, 28 de enero de 2016


► Título original: -
► Traducción: -
► Año de publicación: 2016
► Editorial: Plataforma Neo
 Páginas: 384



¡Señoras y señores! ¿Es usted homosexual y no encuentra personajes literarios que lo representen? ¿Está cansado de ver reducida su orientación a un mero estereotipo? ¿Pensaba que nunca llegaría el día en que sus intereses, inquietudes y problemas, totalmente diferentes al del resto de seres humanos, se convertirían en el tema central de una novela juvenil? ¡Pues está de enhorabuena! Ha llegado a su vida El fuego en el que ardo, la novela que hizo llorar a David Levithan. Es tan única, tan original, tan innovadora y rompe tantos moldes que deberían hacérsela llegar inmediatamente a escritores como David Leavitt, Sarah Waters, Andrew Smith, Stephen Chbosky, Benjamin Alire Sáenz, Caitlin Moran, Tom Spanbauer, Jamie O'Neill, Patrick Ness, Peter Cameron, Miranda July, Jeanette Winterson, Christopher Isherwood, James Baldwin, Oscar Wilde o Pier Paolo Pasolini para que aprendan cómo se deben tratar de manera adecuada los asuntos que despiertan el interés del público LGBT. ¿Series como Glee, Queer as Folk, Banana o Looking? ¿Películas como Weekend, Lilting o A Single Man? Todo basura en comparación con lo que uno aprende de esta reveladora y magistral novela. Sin lugar a dudas, El fuego en el que ardo está llamada a convertirse en la nueva enciclopedia gay. 

O algo así es lo que sucedería en un universo paralelo. En el nuestro, de momento, lo único que puedo decir sobre El fuego en el que ardo es que ha cumplido todas y cada una de las expectativas que tenía puestas en ella. Que son, exactamente, cero. Pero claro, uno es humano y el morbo que da leer la obra de un autor al que conoces y con el que interaccionas era superior a mí. Bajo la premisa que he desarrollado en el párrafo anterior, Mike Lightwood nos trae una historia pretenciosa a más no poder que ¡al fin! da voz a todos aquellos jóvenes que alguna vez han sufrido maltrato, insultos o vejaciones por motivo de su condición sexual. Óscar, el protagonista, es un adolescente que asegura vivir en un infierno. Sus compañeros se burlan de él, le pegan chicles en el asiento, le escriben mensajes humillantes en el libro de matemáticas y, cuando se ponen calentitos, incluso lo acorralan en el baño y lo apalean. Para colmo, su padre es un ser inhumano que anda todo el día a la gresca sin motivo ninguno y que se dedica a someter a su familia a base de gritos, amenazas y bofetadas. Incapaz de soportar esta situación, Óscar se afeita, digooo, se hace numerosos cortes en brazos y piernas que le ayudan a sobrellevar el dolor. ¿Hola? ¿Willow, estás ahí?

El dolor es intenso y amargo, más de lo que estoy acostumbrado, y no puedo evitar soltar un gruñido y abrir los ojos de golpe en contra de mi voluntad. La sangre comienza a manar de inmediato y se extiende por el agua como la luz del sol que se derrama por el cielo al atardecer.

La idea está bien, eso de radiografiar el sufrimiento humano en situaciones extremas, condenando de paso el acoso escolar. Me parecía cuando menos interesante saber cómo abordaba el tema del bullying alguien que es conocido por liderar en redes sociales auténticas campañas de desprestigio y abusos. Lástima que se haya hecho ya millones de veces y su intento no aporte absolutamente nada al conocimiento acumulado a través de los años. Por no decir que la forma de tratar el tema de las automutilaciones me parece vergonzosa e ignorante (o como mínimo mal documentada) y en más de una ocasión se puede percibir al autor haciéndose la picha un lío con la sexualidad de algunos personajes. Es lo que tiene tanta entrada y salida del armario, que se pierde el norte. Tampoco me gusta el tono de "el drama por el drama" que impregna la historia. Óscar es un personaje asentado en el victimismo más profundo, un chico que durante toda la novela parece clamar a los cuatro vientos ¡¡¡MIRADME, ESTOY SUFRIENDO!!! en plan emo, sin posibilidad de que sus sentimientos se deduzcan a partir de lo narrado. Si la intención del autor era entristecer, conmover o despertar empatía, meternos sus penas por el gaznate no es la alternativa más indicada.

Pero claro, la falta de sutileza es una constante que campa a sus anchas por las páginas de El fuego en el que ardo. Mike Lightwood padece un caso agudo de síndrome de John Green, que consiste en confundir la voz narrativa con la propia, o dicho de otro modo, esconderse detrás de un personaje para emitir ideas o convicciones personales, normalmente acompañadas por severos juicios de valor que desprenden un insistente tufillo a superioridad moral. Es como si todo en esta novela tuviera un sospechoso cariz autobiográfico que no sé si es intencionado o una proyección subconsciente. Y claro, esto es una cosa que te saca bastante de la narración. Te saca a hostias. ¿O acaso es necesario señalar de repente que el doblaje de las películas es un añadido degradante o que las personas incapaces de ver una película subtitulada son poco menos que retrasadas? Se puede estar de acuerdo o no, pero la forma de exponerlo no encaja con la escena ni tiene sentido dentro de la historia porque no aporta nada. ¿A santo de qué viene decir que uno de los libros favoritos de cierto personaje es Jungla de saltamontes, novela que —casualmente— Mike se ha encargado de traducir? ¿Qué pinta Begoña Oro en medio de una conversación de Whatsapp? ¿A cuánto está la mención en una novela?

Retrato robot de Óscar

Las referencias explícitas son también uno de los aspectos más destacados de El fuego en el que ardo. Además de los ya citados ejemplos, cada capítulo viene acompañado por fragmentos de canciones populares, que pueden ir desde Shakira a Lady Gaga, pasando por Adele, Halsey, Muse, Conchita Wurst (!!!), Taylor Swift, Beyoncé, Edurne (!!!), Troye Sivan o Demi Lovato (influencias bastante limitadas, como podéis comprobar). Un detalle curioso, sin relevancia, con el que los miembros de la generación Youtube seguramente chorrearán de placer, pero en el que yo dejé de fijarme en el décimo capítulo por pura saturación. Entremedias, Lightwood adereza un poco la lectura mediante numerosos comentarios sobre libros, películas, series y otros elementos de la cultura popular que reflejan el bagaje marcadamente mainstream de su autor. En ese sentido, se podría catalogar El fuego en el que ardo como el Ready Player One de la literatura LGBT: una novela de escaso valor literario, pero que hará las delicias de su público objetivo. Solo que Ready Player One es mucho mejor.

¿Y qué decir del argumento? Se me había olvidado comentarlo porque apenas existe. Se trata de algo tan simple como que chico conoce a chico en clase de judo, se intercambian los teléfonos porque sí y a continuación se enamoran perdidamente a través de las conversaciones de Whatsapp más ridículas, absurdas y surrealistas que he tenido la oportunidad de presenciar en mi vida. Aunque, ya puestos, se agradece tener una excusa para poder pasar las páginas más rápido. El chico se llama Sergio, por cierto. Y claro, Sergio es guapo, simpático, gracioso, comprensivo, altruista y, en definitiva, jodidamente perfecto. Todo lo que el protagonista estaba soñando. Su tabla de salvación. La variable que determina si esa noche al llegar a casa se corta las muñecas o no (porque claro, como todo el mundo sabe, los trastornos psicológicos se curan con *:・゚✧amor・゚:*). ¿Se nos deleita acaso con una debida introducción del personaje o una exploración de su personalidad o sus circunstancias? ¡Acabáramos! No somos dignos de ello. Y lo que ocurre con Sergio se hace extensible al resto de personajes. La madre, el padre, la hermana, ese amigo incondicional de Óscar que le defiende de los matones con un tranquilizador "no te preocupes, ya se cansarán": todos ellos no son más que nombres puestos encima de un folio que cumplen su conveniente función en el debido momento y después no dejan el más mínimo poso.

Cucu! (cantaba la rana)

Pero para qué quieres personajes secundarios, ese molesto aunque necesario relleno, cuando tienes un protagonista sobre el que puedes descargar todo el trasiego de la novela. ¿Qué puede salir mal? Pues, para empezar, puede ocurrir que te hartes de ver cómo se le van agotando las distintas formas de dramatizar. A esto le añades contradicciones a mansalva (¿cómo te atreves a acusar a alguien de ser un pervertido segundos después de confesar que te encanta observar a tus compañeros en las duchas para, acto seguido, meterte en el baño a hacerte una paja?; o ¿por qué dices que un personaje es el primer chico gay al que conoces si diez páginas atrás afirmabas lo mismo sobre otro personaje?), un discurso moralizante y forzado hasta la médula, intervenciones inverosímiles, licencias poéticas que chirrían como el aterciopelado resplandor de un lucero en el fulgurante firmamento, un gaydar que funciona como la versión masculina de la diosa interior de Anastasia Steele y la repetición obsesiva de las mismas y las mismas y las mismas ideas una y otra vez. Y otra más de regalo. La repetición, que es la madre de la retención. Ya se sabe. Remata la faena una edición repleta de curiosidades, entradas de blog, tweets, emojis, páginas en negro, dibujitos... lo que sea para enmascarar las carencias narrativas del texto.

En definitiva, El fuego en el que ardo es una novela que vive de la exageración, una obra atiborrada de topicazos, sobredimensionada y vacía que va de subversiva y peca de mojigata. Porque vamos, las dos escenas contadas que hay de sexo no las censuran ni en Heidi. Se nota que está hecha con ilusión y sentimiento, pero esas dos cualidades no bastan para escribir una buena historia, una que merezca la pena ser contada. ¿"El fuego en el que ardo ya no me quema la piel"? ¿"Gris como mi alma"? ¿"Los lobos que aparecieron en el camino ya han sido derrotados, y sus cabezas cuelgan ahora de mi pared"? ¿"Soy fuego, soy luz, soy radiactivoman"? Lo siento, pero por mucho que los booktubers de turno se empeñen en demostrar lo contrario, ser escritor es mucho más que meterse en la piel de una quinceañera rematadamente cursi. Esto daba para subirlo a Wattpad y poco más. No obstante, estoy convencido de que los interesados en esta... obra quedarán fascinados, embelesados, maravillados y se les hará el chichi Pepsi Cola leyendo cada página de El fuego en el que ardo aunque le hagan falta siete correcciones como una casa. Conmigo, eso sí, no ha cuajado en absoluto. 



37 comentarios :

  1. Ni lo intento con esta novela.... Gracias por la sinceridad....

    ResponderEliminar
  2. Por todo lo que me he reído con la reseña casi me dan ganas de leerme el libro xDDD pero vamos, me conozco y casi mejor que no.

    ResponderEliminar
  3. Por fin una reseña objetiva y bien justificada, que por cierto, me ha dado un buen rato mientras la leía y me ha sacado una carcajada aquí y allá, en fin, tenía un mínimo interés en leerme la novela, pero creo que ya pasando por esto, mejor será que no. Y por cierto... si alguien en algún momento te recomienda la novela de "Todo puede suceder", igual de temática LGBTTI, mejor que pases también, siento que peca de lo mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. A pesar de lo catastrófico de la reseña casi me dan más ganas de leerlo, supongo que como dices por la curiosidad de seguir más o menos al autor en su blog/canal porque no es un libro que me llamaría la atención en otras circusntancias y tengo claro que en internet está sobrehypeado porque lo reseñan sus amigos.
    Supongo que esperaré a verlo en la biblioteca para no quedarme con las ganas y a ver para qué lado de la balanza me decanto ^^

    ResponderEliminar
  5. He quedado anodadada leyendo tu reseña. La verdad es que me habían hablado bien de esta novela pero después de leer tu critica, como que voy a pasar de leerla. Pensé que sería igual de buena que otras obras LGBT que he leído recientemente, pero si no es así, el tiempo que me ahorro leyendo este libro.
    Gracias por la reseña ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la reseña, no solo porque sea de las pocas objetivas, tienes un arte contando las cosas que no me he podido reír más. Menos mal que no era una novela que me llamase la atención, vaya chasco si no.
    Me quedo por aquí, en serio, que fan de tus expresiones ^^

    ResponderEliminar
  7. A David Leavitt, Sarah Waters, Andrew Smith, Stephen Chbosky, Benjamin Alire Sáenz, Caitlin Moran, Tom Spanbauer, Jamie O'Neill, Patrick Ness, Peter Cameron, Miranda July, Jeanette Winterson, Christopher Isherwood, James Baldwin, Oscar Wilde y Pier Paolo Pasolini no hizo llorar pero a la novelista candidata al Premio Nobel de literatura May R. Ayamonte, sí.

    Supera eso.

    ResponderEliminar
  8. Te habrás quedado a gusto, eh. Yo tenía claro que la novela no me iba cuando creía que era simplemente romance juvenil, pero luego me enteré de que era más bien dramática, y ahí ya sí que no. El tema de "soy homosexual, soy víctima" me supera un poco. Que entiendo que a veces las circunstancias son difíciles en según que lugares, pero en fin, que no, que no soporto leer historias de ese tipo. Me interesa mucho más que se hagan productos culturales normales y corrientes, más o menos alegres, con personajes gays, bi, etc. Me parece que aporta y ayuda más que tanto drama de pobrecito gay.

    Peroratas aparte, me ha encantado el repaso del párrafo inicial, y lo del síndrome John Green XDDD. Bueno, y la banda sonora de iconos gays XD.

    Ay, y lo de la edición... Cuando un libro ya tiene mil adornitos suele ser mala señal (salvo que sea una edición especial de algún clasicazo, claro).

    En fin, que he tenido claro desde el principio que no era lectura para mí, pero agradezco la confirmación. (Y que espero que no te coman por la sinceridad).

    ResponderEliminar
  9. El cruzado enmascarado, el azote de los truños, la reseña que necesitamos pero no nos merecemos, etc.

    ResponderEliminar
  10. Ojo cuidao que aquí pueden llover cuchillos, pero esto es así, en el momento que te decides a publicar algo hay que apechugar con lo que la gente opine de él, sean cosas buenas o cosas malas.
    Creo que muchas veces el problema es cómo te lo venden. Se infla tanto, te intentan vender tanto la moto que mira...luego salen las reseñas objetivas (y sin paños calientes) y a llorar.
    Esto es solo el comienzo. La que nos espera xDDD

    ResponderEliminar
  11. El público para el que está enfocado esta novela seguro que disfrutará muchísimo, pero claro, como tú dices ahí queda. Yo no estoy en contra de que los youtubers publiquen ( ellos mismos dicen "antes que nada somos personas" , tienen la "suerte" de que respaldados por los miles de seguidores que tienen las editoriales apuestan por ellos - o más bien no valoran si el material es de calidad sino cuantos libros venderán). Triste es que en nuestro país no se apueste por una literatura de calidad, por jóvenes emprendedores que esconden joyas - que tal vez nunca leeremos-. También es algo que me alegra que apuesten por temáticas LGBT aunque el resultado sea este ,aún así espero que al menos esto sirva para que otros autores puedan publicar contenido del mismo tema.
    Estoy segura de que esta reseña tiene 100% más calidad literaria que "el fuego en el que ardo" , me he reído muchísimo .
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!

    Eres el primer blog de los que sigo que reseña la novela y la verdad es que más no me he podido reír. Aun así, sigo teniendo muchas ganas de leer el libro porque su público objetivo la esta dejando por las nubes y una dosis de realidad nunca viene mal xD

    Nea

    ResponderEliminar
  13. Se nota que te has desahogado, eh? XDDDD Antes que nada me he reido bastante con la reseña y sí, cuando lei el primer capítulo me quedé con la sensación de demasiado drama por drama. Igualmente, casi que después de lo que has puesto me ha dado ganas de leerla para ver qué opino yo XD. En fin, gracias por la reseña sincera ^.^

    ResponderEliminar
  14. En cuanto empecé a creer todo sobresalientes para esta novela cuando aún faltaban meses para su salida, me dije que no me iba a acercar ni con un palo. Siempre me creeré más un 4 un 5. Como alguien te dijo en GR: primera reseña objetiva que leo esta novela.
    Gracias por la sinceridad, y por confirmar las sospechas.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto empecé a ver*
      (Perdón por el doble comentario, problema de escribir en móvil :_D)

      Eliminar
  15. "El chichi Pepsicola", mira, ahí has acabado de matarme. Si ya me llamaba poco el libro, ahora menos... Gracias por la reseña ;)

    ResponderEliminar
  16. "El chichi Pepsicola", mira, ahí has acabado de matarme. Si ya me llamaba poco el libro, ahora menos... Gracias por la reseña ;)

    ResponderEliminar
  17. Hola! La verdad es que está novela me llamaba la atención, supongo que en parte por el tema que trata y en parte por el hecho de "conocer" al autor.
    Me ha parecido una entrada muy divertida e irónica a la vez que una crítica bien hecha. No se por qué, todas las críticas que leía sentía que estaban algo exageradas y no me atrevía a fiarme del todo. Esta es la primera crítica negativa que veo y ahora me echa un poco para atrás y no estoy segura de querer comprar la novela, pero creo que al final la compraré para poder juzgar por mi misma. No sé hasta que punto sea exagerada y los personajes sean contradictorios, creo que eso es lo que me da más miedo, pero le daré una oportunidad.

    Por otro lado:
    Me gustaría si pudieses recomendarme uno o dos libros LGBT que te hayan gustado, ya que nunca he leído libros de esa temática, tan sólo fanfictions xD

    Muchísimas gracias. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te recomiendo 'el viaje de Marcos' <3

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Ahora todo el mundo anda comentando ese libro, la mayoría lo ama.

    Realmente no entiendo porque siguen sacando esas historias, además de cliché me parece un poco de mal gusto, y es que ¿por qué siempre se habla de homofobia?, ¿no pueden inventar una trama de verdad?; es como si cada vez que pusiéramos a un negro de protagonista en una película o una novela basáramos medio argumento en racismo. Se sabe que es un tema actual porque todavía sucede pero si de verdad quieren incluir a la comunidad LGBT las historias deben evolucionar, ser gay o lesbiana debería ser un complemento de la trama y no un argumento.

    PD: Perdón por venir a dar discursos en tu reseña, sorry xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "ser gay o lesbiana debería ser un complemento de la trama y no un argumento" Muy, pero muy de acuerdo con esto.

      Eliminar
  20. Eres el primer blog que veo que reseña este libro, por fin, sin tanto azúcar decorando la reseña ni alabanzas y lamidas de culo, y la segunda reseña realista que leo en total, las cuales suenan mucho más sinceras que las miles dejadas por booktubers.
    Me he reído muchísimo leyéndola, y apuesto a que tienes razón. He leído varios libros contemporáneos de temática lgbt en los últimos meses, y parecen ser mejores, de lejos, de lo que nos cuentas de esta novela.
    Parece que dejaré pasar esta novela.
    Gracias por la reseña, un saludo!

    ResponderEliminar
  21. Me has ganado JAJAJAJAJ.
    Yo tenía claro que no iba a leer a este "autor". Escribe una historia contra el bullying cuando es el primero que va atacando a la gente... Una pena.

    Un beso^^
    PD: Demi Lovato es un amor de mujer y que ha superado muchas cosas. No sé en qué situación la nombró, pero debería callarse xDDD

    ResponderEliminar
  22. WOW
    Es el primer blog que reseña para mal el libro, a mí me apetecía leerlo porque todos hablaban genial de él y además como dices es un autor con el que has interactuado bastante tanto en YT como en twitter. Pero si es como dices me tira para atrás un montón aún así mi masoquismo me hará leerla para poder opinar a gusto y eso.
    PD: Me guste luego o no con tu reseña me he reído un rato.

    ResponderEliminar
  23. La verdad es que no es una sorpresa para nada todo lo que nos cuentas. De hecho, ya pude deducir la mayoría de las críticas que comentas viendo el booktrailer del libro. Pero es que además, entre el melodrama y el tema casi tan manido como el amor imposible, ya no hay nada que sostenga mi interés por leer un libro así.

    Lo de las ediciones con conversaciones de whatsapp como que le quitan mucha seriedad al tema xD.

    ResponderEliminar
  24. vaya que te has quedado a gusto xD!
    bueno no se no se si lo lea alguna vez a mi pais estos libros llegan pero llegan tan caros que con lo que valen puedo comer dos semanas o más entonces paso xD

    ResponderEliminar
  25. Esperaba algo así de este autor, ser lector asiduo no te hace un buen escritor, espero que aprenda y se ponga las pila para futuras obras.

    ResponderEliminar
  26. Me he leído la reseña entera, lo que me he reído xDDDDDDD. Es la primera reseña que he leído que no ha puesto esta novela por las nubes. Y es que ya se me hacía raro que la novela tuviese tanto hype, especialmente si los que la promocionan más son sus amigos(y yo que no me fío de los amigos de los autores). Pero gracias por compartir tu reseña, ahora estoy más segura de que no leeré el libro ni lo compraré :).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  27. JAJA francamente, ya me lo temía. La cantidad de reseñas de 5 estrellas me hacía sospechar algo.
    Tu reseña me ha hecho ver que las expectativas que tenía sobre esta novela eran ciertas, que eran, exactamente, cero xDD

    ResponderEliminar
  28. Leí el primer capítulo y casi se me salta un ojo de tanto ponerlo en blanco. Me molan las historias LGTB me mola el teen drama y me molan las historias con personajes con trastornos psicológicos porque porque mira yo misma he pasado por todo eso y sigo pasándolo, pero por favor, si vas a hablar de algo, documéntate (por ejemplo tema cortes). Y no se que es un canteo xD
    Buenísima la reseña, cuando salió tenía claro que no me iba a acercar a el ni con un palo atado a un palo atado a una antorcha XDDDDDDDD
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  29. Joder, cómo te has puesto xDDDDDD.

    Yo tengo muchísimos motivos para no leer este libro, pero a mi un libro así en general, no sé, pero yo leerlo, como que no y menos para iniciarme a los libros de temática LGBT. Para eso tengo pendiente Un hombre soltero de Christopher Isherwood, ya que mencionas al autor. (pese a que la película sea un petardazo del 10). Y para enciclopedias gay, ya tengo el Retrato de Dorian Gray

    Que la cantidad de 5 estrellas en Goodreads... no me sorprende, no sé por qué.

    Aún así, se agradecen reseñas de libros de moda que la gente no ponga por las nubes.

    Y por cierto, no puedo evitar leer el "digoo" ese como lo diría La Veneno.

    ResponderEliminar
  30. Jesús, eres muy grande, y lo sabes xDDDDDDDDDDD. Ando super desaparecida del mundo bloggeril pero aquí estoy (?).
    Me gustaría decir a la gente que la literatura gay existe, y que está ahí (?). Por lo que cuentas parece ésto un fanfic cutrillo que bien podría escribir una chavala a los 14 años, lo duro es que haya tantos estereotipos y no lo haya escrito una chavala... Es que me paro a pensar y me impresiona bastante el asunto. Tu reseña masmola, y tú más!

    ResponderEliminar
  31. ¡Quién dijo talento para escribir una reseña llena de veneno? Porque aquí la encontré: amé tu reseña y tu blog!!! Genial! Está es de la clase de reseñas que se deben escribir: sinceras y a la yugular.

    ResponderEliminar
  32. Hola, me ha gustado muchísimo tu reseña. Ya de por si no me llamaba mucho pero ahora no se si le daré una oportunidad. Desafortunadamente parece que a las editoriales cada vez le preocupan más sus ventas que su calidad y publicar a un booktube es sinónimo de ventas.

    ResponderEliminar
  33. Felicidades por esta fantástica reseña.

    Comentas todo lo que puede destacar del libro y expresas con gran tino e ironía el por qué está mal o no te ha gustado. Ojalá hubiera más reseñas como las tuyas, sinceras y bien expresadas, que no se dediquen únicamente a quedar bien y mirar por lo que pueden conseguir a cambio; deberían ser fieles a sus seguidores y ofrecerles sinceridad, como haces tú. Chapeau. Además, es que es entretenida de leer, divertida y te deja bien claras las cosas. Ay si estos libros de "moda" fueran así... Otro gallo cantaría.

    Yo he escuchado cosas sobre la novela, y sobre el propio autor, qué leches, que darían para más material a tratar y reseñar. No te puedes perder la presentación que hizo ayer en Madrid que pronto subiremos en YouTube para que juzgues por ti mismo xD Que esa es otra: las presentaciones de libros solo sirven para alabar al autor y a la editorial, en lugar de hacerles preguntas reales que les ayuden a ambos a mejorar (sobre todo si empiezan a soltar cosas muy cuestionables y hasta contradictorias).

    Lo dicho: felicidades por esta reseña. Espero poder leer más del estilo (divertidas y completas, ya sean positivas o negativas).

    ResponderEliminar
  34. Muchísimas gracias por la reseña. La leí de punta a punta. Tengo más claro que esperar del libro. Ayer lo vi en una librería y lo ojee un rato y bueno...
    Saludos!

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012