Reseña "Metro 2033"

jueves, 12 de abril de 2012

Después de haber catado un poco la literatura contemporánea rusa con Guardianes de la noche, me apetecía volver a probar fortuna con un autor algo menos conocido, pero cuya obra ha alcanzado notable fama dentro de su país y que se ha terminado extendiendo, como la plaga de la que habla en su libro, por todo el continente europeo. Me estoy refiriendo a Metro 2033, una historia con tintes apocalípticos en la que Dmitry Glukhovsky nos introduce en un mundo que queda destruido a raíz de una guerra nuclear sin precedentes y en el que los humanos supervivientes a la catástrofe se ven obligados a deambular por las redes de metro, "a salvo" de los peligros de la superficie. La repercusión que tuvo el lanzamiento de la novela desde su mismo comienzo ha sido tal, que la historia narrada en el libro ha sido llevada a la pequeña pantalla en forma de videojuego, cosechando un notable éxito a nivel internacional y afianzando su popularidad entre un público cada vez más amplio. En vista de lo trillado que está el género y de que el libro llegó a mis manos no por elección propia, sino recomendado por un buen amigo, mis expectativas antes de comenzar la novela no eran demasiado altas (para qué nos vamos a engañar), pero una vez finalizada su lectura es imposible negar que Metro 2033, a pesar de sus achaques, tiene abundantes cantidades de ese factor X que todos buscamos a la hora de encontrar una buena historia.

Título: Metro 2033
Autor: Dmitry Glukhovsky
Año de publicación: 2009
Género: Novela, ciencia-ficción, distopía
Editorial: Timun mas
Páginas: 541
PVP: 19.50
ISBN: 9788448039806

Sinopsis

Año 2033. Tras una guerra nuclear devastadora, amplias zonas del mundo han quedado sepultadas bajo escombros y cenizas debido a la radiación. También Moscú se ha transformado en una ciudad fantasma. Los supervivientes se han refugiado bajo tierra, en la red de metro. En cada una de las estaciones, convertidas en pequeñas ciudades Estado, sus habitantes se agrupan en torno a las más diversas ideologías, religiones o movidas por un único objetivo: impedir una invasión de las criaturas mutantes del exterior.
     Artyom, un joven soldado, será elegido para penetrar en el corazón del Metro hasta la legendaria Polis y alertar a todos del peligro que acecha a la estación de la que procede, la VDNKh, y a toda la red metropolitana. De él dependerá el futuro de su hogar, del Metro y puede que toda la Humanidad.

"Los nudosos leños crepitaban las llamas, y de vez en cuando se oía en el túnel, en la lejanía, en el norte, un rumor sordo y cavernoso, como si la red de metro de Moscú hubiera sido el vientre de un monstruo. Un murmullo que hacía que el horror fuese aún mayor."

Opinión

La historia de Metro 2033 da comienzo cuando Artyom, un joven soldado que tuvo que huir de su estación porque la invadió una plaga de ratas, descubre en una de sus expediciones a través de los túneles del metro la presencia de un extraño mutante que supone un serio peligro para los habitantes de la zona. Después de advertir a los supervisores de la VDNKh de la existencia de estos seres en la proximidades de la estación, Artyom recibe el encargo de adentrarse en lo más profundo de la red subterránea y llegar hasta la Polis, el último reducto de la civilización que quedó destruida por las bombas. La misión no es nada sencilla, y para cumplirla, Artyom debe portar su fusil y abandonar tanto a sus únicos amigos como a su mentor Sukhoy, un hombre ya entrado en años que lo acogió cual hijo suyo cuando Artyom no tenía a nadie más que lo protegiera. Así pues, da comienzo un largo e intrincado viaje a través de los túneles excavados bajo las ruinas de Moscú, una ruta  repleta de amenazas, personajes variopintos y acción a raudales que nos mantendrá en vilo a lo largo de sus más de 500 páginas.

"Apareció ante sus ojos esa terrible imagen: cientos de seres humanos yendo de un lado para otro cual hormigas y cavando con sus propias manos una inacabable fosa, un pozo que se hundía en la nada[...] y el Metro y el Infierno, por fin, se transformaban en una sola cosa."

Uno de los mayores logros de Glukhovsky a la hora de escribir este libro es sin duda la fabulosa ambientación. Los personajes de Metro 2033 viven en un mundo desolado, donde reina el miedo, el instinto de supervivencia y la ley del más fuerte, tres ingredientes que se combinan de distintas formas en distintos personajes a lo largo del todo el libro para dar lugar a situaciones ciertamente imprevisibles. Desde el primer capítulo, la narración está impregnada de momentos tensos y los habitantes del metro demuestran con sus palabras y sus hechos una añoranza extrema por cómo era la vida antes del cataclismo nuclear. La vida después de la catástrofe es oscura, efímera y degradante, o por lo menos así nos la describe Glukhovsky con un estilo conciso, en el que destaca una sensación de derrota y pesimismo constantes por parte de los personajes. Hablando de personajes, si por algo se caracterizan los de Metro 2033 es por su brevedad. Artyom se verá acompañado en su periplo hacia la Polis por multitud de personas, cada cual más extraña y pintoresca que la anterior, pero que por circunstancias de diversa índole lo irán abandonando uno tras otro. A decir verdad, casi todos los personajes que aparecen a lo largo de la trama (Hunter, Kan, Melnik, ect) me han cautivado de una manera o de otra, pero la rapidez con la que el autor se deshace de ellos hace que no puedas llegar a conectar de manera profunda con casi ningún miembro del staff de Metro 2033, algo que si no fuera por la atractiva psicología del protagonista y su palpable evolución, la convertiría en una novela demasiado impersonal.

"Después de tantas emociones, Artyom necesitaba desesperadamente un poco de tranquilidad. Pero, por mucho que la indolente fantasía de Artyom le pintaba las cosas de aquella manera, [...]de repente ocurrió algo que transformó totalmente sus esperanzas."

La trama de Metro 2033 es muy vistosa desde el punto de vista estilístico. Prácticamente cada estación de metro tiene sus peculiaridades además de un trasfondo social bastante complejo y en su totalidad conforman un puzzle de culturas, clases sociales, ideologías, religiones e incluso supersticiones llamativo, absorbente y armado de manera impecable. Además, la acción es un factor que permanece constante a lo largo de toda la historia: con continuos cambios argumentales, giros inesperados y sorpresas bastante desagradables es difícil soltar un libro capaz de mantenerte enganchado durante tanto tiempo, combinando unos diálogos breves pero fundamentales para el desarrollo de la historia, diatribas filosóficas sobre los distintos estilos de vida existentes en el metro y episodios esporádicos en los que Glukhovsky se atreve a explorar los terrenos de la fantasía.
     Y es que otra de las cosas que más me han llamado la atención de este libro son los elementos sobrenaturales que abundan en la novela, de los que en un principio no parece haber explicación, pero que quedan perfectamente ligados en un final impactante y bastante acorde, desde mi punto de vista, con el sentido general de la obra. Me ha encantado la forma que tiene Glukhovsky de describir cómo ha afectado la radiación posterior a la guerra a las distintas formas de vida preexistentes y cómo ha permitido la aparición de nuevas monstruosidades cuyo único objetivo aparente es poner fin a la continuidad de la raza humana.

"-¿Te habían asustado? -le preguntó Bourbon, en tono burlón-. ¿No te gustan? Sí que eres sensible. Más te valdrá acostumbrarte. Aquí hay ratas por todas partes. Pero eso tiene su lado bueno: no pasaremos hambre."

Como contrapunto negativo, he de comentar que la edición de Metro 2033 me ha parecido francamente mejorable, sobretodo teniendo en cuenta las numerosas erratas que salpican las páginas de la novela y lo impronunciables que son algunos, por no decir todos, los nombres de las estaciones (Novoslobodskaya o_O) Además, la historia es en algunos momentos algo caótica y es fácil perder el hilo de los acontecimientos  o que se te escape algún detalle porque pasan muchas cosas en muy poco tiempo. Por otro lado, Artyom transmite una sensación de invulnerabilidad excesiva, saliendo airoso en un par de ocasiones de una manera un tanto inverosímil. A pesar de ello, Metro 2033 me ha parecido un gran descubrimiento en el terreno de la fantasía/ciencia-ficción y a poco que te gusten las historias sobre accidentes nucleares, mutantes hambrientos y demás criaturas capaces de provocar que te dé miedo tu propia sombra, deberías darle una oportunidad. Y si te quedas con ganas de más (con ese final es prácticamente imposible no hacerlo), has de saber que el universo Metro 2033 es bastante amplio. Su segunda parte, Metro 2034, ya está disponible para deleite de los que disfrutaron la primera parte y por si fuera poco, este mismo mes ha salido a la venta un spin-off titulado Hacia la luz, basado en este increíble mundo creado por la pluma de Glukhovsky. A mí desde luego me ha convencido esta historia de supervivencia y superación personal en la que el destino de la raza humana recae sobre las manos de un valiente muchacho. ¿Quién sabe? A lo mejor estamos asistiendo a una crónica detallada y macabra de cómo será el destino de la humanidad, así que es mejor estar informados. 20 años dan para mucho.

Puntuación

Metro 2033

4/5

Frenético

8 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo fichado desde hace tiempo, me llaman mucho los mundos postapocalípticos. Y después de haber leído tu reseña creo que me llama aún más. Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Una de las mejores novelas post-apocalípticas de los últimos tiempos. Su continuación defrauda un poco, no avanza en la historia aunque profundiza en la psicología de los nuevos personajes.

    Espero con ansia la salida de Metro2035 esperando que vaya dando respuestas a los enigmas planteados en la primera parte.

    Saludos de tu vecino y amigo de:
    Sangre sobre la almohada

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estos libros con tematicas pos-apocalipticas o distopias. Pero es verdad ahora con todo el boom de los Juegos del hambre, son todos los libros iguales y no cuentan de verdad la psicologia del personaje o solo cuentan triangulos amoroso. Este libro no lo conocia, pero espero que llegue pronto por acá :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aún no has podido conseguirlo, he visto disponibles algunos ejemplares para lectura en Scribd.

      Eliminar
  5. Me leí los 2 libros oficiales... creo que son toda una obra de inspiración, Por que lo digo, realmente aunque algunos no lo creerían ya van 21 libros sacados de este universo, al punto que el año pasado se publico el primero llamado "Le radici del Cielo" basado en el metro de Roma, aunque la mayoría están todos en Rusia para este año conseguí aunque no oficial la Fuente uno de Londres y New York, también hace 4 días MGM compro los derechos para hacer la película... espero me ayuden a encontrar los 21 libros al menos en ingles español para leerlos.

    ResponderEliminar
  6. Este libro auna muchos de mis temas favoritos, y tras leer tu reseña me he animado a dar el paso y hacerme con el ^_^

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  7. Un libro cautivante, la verdad. Muy bueno. La trama se atasca un poco a veces, pero me parece que esos atascos son necesarios para subrayar mitos, idiosincrasias o las descripciones psicológicas o de carácter de los personajes. A veces pareciera que se pierde el sentido real o la "misión" del personaje principal Artyom, pero resulta como excusas perfectas para describir el opresivo y decadente mundo de los sobrevivientes del metro. Me gustó mucho, y ese final estuvo de muerte.

    Sin embargo queda uno un poco defraudado porque no se profundizó en las motivaciones de los Oscuros, sino simplemente se esbozó de carreras y muy al final el tema. Claro que esto subraya aún más la catástrofe al destruír a todos los Oscuros, pero queda uno con más preguntas, como si fuera la vida real, ¿No?

    Confieso que el componente de acción y la narrativa del autor me estaba decepcionando al principio, es decir, la literatura rusa en general y la de ciencia ficción y fantasía en particular, discurre de una manera muy distinta a la occidental, y esa es una riqueza harto apreciable, sobre todo en estos momentos en que, como destacaba Devoradora de Libros, están de moda las pelis y temas distópicos y apocalípticos, y los narrados por Hollywod caen en muchos clichés que aburren ya. Digo que me estaba aburriendo la narrativa al inicio porque pensé que era muy occidental y poco "rusa", pero la trama y el desarrollo de la misma me fue sorprendiendo gratamente, sobre todo porque venía de jugarme recientemente los videojuegos "Metro 2033" y "Metro Last Light", y luego la versión Metro Redux de estos dos.

    También acababa de leer "Picnic al borde del camino" o "Picnic extraterrestre", la novela de ciencia ficción rusa de los hermanos Strugatski, que inspiró la genial película de "Stalker" del director ruso Andréi Tarkovski, y la saga de videojuegos "STALKER". Esa novela es increíble y tremenda. Así que la retuve como referencia al leer Metro 2033 y, aunque comprendí por qué los críticos y los fanáticos de la "ciencia ficción dura" rusa piensan que "Metro 2033" es más comercial que otra cosa, también pude degustar una muy buena novela con una historia emocionante.

    Voy a hacerme seguidor de este blog, me encantaron tus reseñas y puedo también tener alertas mis antenitas ante la buena literatura de ciencia ficción y fantasía.

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012