Reseña "Distancia de rescate"

lunes, 13 de abril de 2015

Título: Distancia de rescate
Autor: Samanta Schweblin
Año: 2015
Editorial: Literatura Random House
Páginas: 128
Precio: 13.90 €

El campo ha cambiado frente a nuestros ojos sin que nadie se diera cuenta. Y quizá no se trate solo de sequías y herbicidas, quizá se trate del hilo vital y filoso que nos ata a nuestros hijos, y del veneno que echamos sobre ellos. Nada es un cliché cuando finalmente sucede. Distancia de rescate sigue esta vertiginosa fatalidad haciéndose siempre las mismas preguntas: ¿Hay acaso algún apocalipsis que no sea personal? ¿Cuál es el punto exacto en el que, sin saberlo, se da el paso en falso que finalmente nos condena? Samanta Schweblin ha escrito un relato extraordinario e hipnótico, urgente y perdurable, que logra mantenernos inevitablemente atrapados y sumergirnos en un universo ficcional estremecedor. 


Cuando se habla de fantasía en términos literarios, a todos nos vienen a la cabeza historias de gestas heroicas, repletas de espadas, magia y criaturas legendarias; intrépidas aventuras que tienen lugar en un mundo cuyas reglas no se acogen de ningún modo a las del nuestro y que estimulan el lado más salvaje de nuestra imaginación. El alcance considerablemente creciente de sagas como Canción de hielo y fuego, Crónica del Asesino de Reyes o Nacidos de la bruma hace que asociar la palabra 'fantástico' a la rama épica del género parezca un gesto tan automático como inevitable. Sin embargo, existe un número cada vez más amplio de obras que se atreven a distorsionar nuestro concepto de esta literatura evasiva desde una perspectiva cotidiana, ordinaria y realista, empujando las fronteras del género hacia terrenos hasta ahora inexplorados por todos esos refritos de Dragones y mazmorras que asaltan las librerías. Al fin y al cabo, lo fantástico no tiene tanto que ver con lo irreal o lo que es imposible según los estándares de nuestro universo, sino con la manera en que decidimos afrontar (o no) un escenario que se nos antoja inabarcable sin la ayuda de nuestra capacidad inventiva. Distancia de rescate supone un ejemplo perfecto de esta corriente alternativa a la epopeya tradicional, una historia profundamente original, transgresora y en cierto modo, terrorífica, que nos hace imaginar un panorama casi apocalíptico en el que la presencia de elementos fantásticos, lejos de restar contundencia al relato, le imprimen una impresionante atmósfera de grandeza narrativa.

Así pues, ya desde su primera página se intuye en Distancia de rescate la sobrecogedora angustia que embarga a los protagonistas del relato: una madre, Amanda, que trata por todos los medios de no perder el vínculo que mantiene viva a su hija pequeña y un escalofriante niño, David, que le susurra continuamente voces en su cabeza. Ambos son habitantes de un pueblo desolado, de un lugar yermo que agoniza al borde de la extinción por culpa de los productos tóxicos que envenenan el campo y producen estragos en todo ser viviente que toma contacto con ellos. Un lugar maldito por donde corretean niños deformes, los espíritus migran de un cuerpo a otro y los vivos no esperan a fallecer para convertirse en pasto de los gusanos. En medio de esta espeluznante visión, Samanta Schweblin nos guía mediante parcas y a veces incomprensibles instrucciones que no hacen sino evidenciar lo escarpado del terreno. Parece difícil (y lo es) entrar de lleno en ese fragmentado y laberíntico juego narrativo a dos voces que propone la autora argentina, pero cuando lo consigues, Distancia de rescate abre ante ti una plétora de sensaciones, imágenes y composiciones literarias preñadas de una delirante creatividad que permanecen vedadas a un lector menos persistente y que desde luego recompensan cualquier esfuerzo depositado en el intento. El más interesante de ellos, sin duda, es esa tensión extrema -como a contrarreloj- que desprende en todo momento la obra, que envuelve y asfixia hasta hacerte partícipe de los terrores sufridos por los personajes y azuza sin parar nuestro sentido inquisitivo haciendo que cuestionemos incluso el más ínfimo detalle de la novela. Transformado algo aparentemente irrelevante en una incógnita de importancia trascendental.

Aunque el final resulta predecible y en lo estilístico peca de algunos excesos, Distancia de rescate me ha parecido en su conjunto un relato apasionante, sugerente, insólito y un tanto perturbador. Un puñado de muy buenas ideas, ejecutadas de forma fascinante y vertiginosa que se quedan agazapadas en algún oscuro rincón de la mente bastante tiempo después de haber pasado la última página. En efecto, puede que en esta historia no veas ni rastro de unicornios, hadas madrinas, pirotecnia sobrenatural ni gallardos caballeros enfundados en su brillante armadura. Pero no por ello deja de ser un libro absolutamente fantástico. En todos los sentidos.



2 comentarios :

  1. Pues me apunto la recomendación, parece un libro complejo e interesante, que se sale de lo habitual.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
  2. No pinta nada mal....
    Un besooo :)

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012