IMM 60#

domingo, 12 de abril de 2015




Vaya, un IMM más que se publica en domingo. Qué sorpresa, ¿eh? Estoy seguro de que no os lo esperabais. Mientras os reponéis un poco del susto, he de aprovechar estas líneas introductorias para explicar que llevo tanto tiempo sin preparar este tipo de entradas que estoy a punto de olvidar cómo se hacen. Y eso que oportunidades de ponerme a escribir no me han faltado, pues, en algún momento de los últimos meses, ha dado comienzo en mi interior un escalofriante proceso de transición entre una persona que lee libros y otra que gusta más de comprarlos y dejar que se acumulen. Pero no puedo evitarlo. Mis ojos son como dos agujeros negros que absorben toda esa luz irradiada por las estanterías que transito. Demasiadas novedades interesantes, demasiados clásicos imprescindibles, demasiado material al alcance. No obstante, prometo esforzarme a partir de ahora por hacer más hueco en el calendario para todos esos textos ya adquiridos que suplican tener un momento a solas conmigo. Por ahora, os enseño un buen puñado de libros que sí han pasado por mis manos desde que comenzó el año. ¡Allá vamos!:




La primera tanda se compone de estas tres blanquecinas novelas, tan dispares unas de otras como las impresiones que me han dejado. Las doce tribus de Hattie fue más bien una lectura tibia, cargada de algunos momentos brillantes, pero en general de ritmo irregular y demasiado fragmentada. Deseo que venga el Diablo fue, por el contrario, un apasionante libro de memorias cuya voz narrativa desprende una fuerza insólita y un tragicómico sentido del humor que deja entrever las preocupaciones existenciales de su protagonista. Por último, Apropiación indebida, una auténtica y muy positiva sorpresa que describe con indescriptible malicia el grado de obsesión que somos capaces de alcanzar en el ámbito amoroso. 




A continuación, tres pequeñas joyas que son desde luego tan bonitas por dentro como por fuera. La quinta esquina, de Izraíl Métter, una autobiografía novelada que desprende emotivos recuerdos sobre la infancia y la juventud de su autor entre las opresivas garras de la Rusia soviética. ¡Así de grande!, premio Pulitzer en 1925, es un retrato de la Norteamérica rural previa a la llegada del siglo XX que sobresale por sus magníficos personajes y la emocionante historia de superación que narra. Finalmente, Matemos al tío, una perturbadora comedia negra en la que un niño tiene que hacer frente a las tentativas de asesinato de su tío, que pretende convertirse en destinatario único de su cuantiosa herencia. 




Algunos de los lanzamientos más potentes que he leído en lo que se refiere a literatura de género han sido: La música del silencio, una obra muy esperada que aparentemente amas u odias, y que para mí supuso una completa decepción; La Guerra Larga, continuación de la saga que abre La Tierra Larga y que terminé solo unos días antes de que se diera a conocer el fallecimiento de Terry Pratchett; por último, Aceptación, la brillante y magistral culminación de la trilogía escrita por VanderMeer que pone ¿fin? a los misterios engendrados en torno a la existencia del Área X.




El siguiente trío de lecturas viene encabezado por Beloved, de Toni Morrison. Puede que la autora tenga en su poder todos los premios habidos y por haber, pero mi acercamiento a su obra solo puede calificarse como decepcionante. Espero que sus otras novelas sepan quitarme el sabor agridulce que me dejó esta. El padre infiel, una de las últimas novedades de Libros del Asteroide, sí que me sorprendió gratamente. Se trata de una novela arriesgada, atípica y por momentos repulsiva, pero sin duda alguna merece la pena leerla. En último lugar, Montauk, de Max Frisch. De carácter autobiográfico y abiertamente estético, la novela contiene un sinfín de escenas, imágenes y conversaciones aparentemente aleatorias que van desde lo anecdótico hasta lo trascendental y que nos ayudan a elaborar una visión de conjunto sobre la vida del autor.




También he leído en los últimos meses novelas muy atrevidas y transgresoras que rozan casi lo experimental. Por ejemplo, en Última sesión, Marisha Pessl nos introduce en el oscuro universo cinematográfico de Stanislas Cordova a través de una investigación (fotografías, entrevistas, informes policiales y páginas web incluidas) que gira en torno al suicidio de su hija. 10:04 es la última novela de Ben Lerner, un trabajo arriesgado y vanguardista con un interesante componente de metaficción. F, de Daniel Kehlmann, no se queda atrás en cuanto a lecturas raras o poco convencionales. Se trata de un libro bastante curioso que gira en torno a la rocambolesca historia familiar de los hermanos Friedland y de cómo intentan afrontar la ausencia de su padre embarcándose en proyectos personales de índole fraudulenta. 




Y por fin, el Alfa de esta camada. La indiscutible joya de la corona. El libro que sigue haciéndome salivar aun meses después de haberlo terminado y que sin ningún tipo de duda copará uno de los primeros puestos en mi lista con lo mejor del año. Más que una simple novela, Las luminarias es el extraordinario puzzle astrológico que le valió a la escritora neozelandesa Eleanor Catton el récord de ser la persona más joven en ganar el prestigioso Man Booker Prize. Podría extenderme durante horas si hiciera falta sobre las impresionantes dotes de esta novela, sobre el incomparable estilo de la autora, el magistral retrato que hace de todos los personajes que protagonizan la historia o la complejísima estructura interna de la obra. Pero para eso ya tenéis la reseña que hice en su día. De momento, es hora de que me despida. Hasta el próximo IMM, claro. 

13 comentarios :

  1. Este año tengo que leer Las luminarias sí o sí.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!!

    Que cantidad de libritos, que los disfrutes ^^

    Nos leemos, besicos :D

    ResponderEliminar
  3. Pero dónde guardas tanto libro? Enseñame tus secretos!!

    ResponderEliminar
  4. Qué librazos. Me apunto el de Toni Morrison y el de Frisch. No sé si es que últimamente yo tengo suerte encontrándolos o que, pero últimamente estoy viendo muchas más cosas interesantes en Debolsillo. Y tendría que leerme Las luminarias de una santa vez, que va siendo hora...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bonitas te han quedado las fotos! ¡Y encima tienen libros! Mi mayor problema con los hauls y demás es lo poquito que aportan sobre los libros en sí, cosa que aquí no pasa, así que bien hecho.
    De Morrison a mí me gusta muchísimo Ojos Azules, de momento el único que he leído. Eso sí, me parece dificilísimo de traducir, me temo que perderá, pero lo recomiendo igualmente :)

    ResponderEliminar
  6. Ooohhh cuantos libros!!! Disfrutalos:)

    ResponderEliminar
  7. Estoy como loca por leer las luminarias desde que leí tu reseña...(y algunos más pero ese especialmente) AY.

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco entiendo lo que me pasó con Beloved, fue toda una decepción, no tanto así los demás libros de la autora.... Por si quieres intentar, no estás solo cuando dices que Beloved es decepcionante.

    El de Lerner me gustó, no sé si es porque leí el relato de TNY en su día, no sé si es porque me he leído su tono de poesía pero conecto bien con él.

    Las luminarias para mí creo que será uno de los libros del año.

    De Max frisch solo he leído Homo Faber, no edtá mal pero este que traes suena muy opuesto al que leí yo... Le echaré un vistazo. Me llevo La quinta esquina, te lo devuelvo sin páginas dobladas e impoluto. Prometido!!!

    ResponderEliminar
  9. Pero si ya te los has leído todos! Esto debería ser un IMT (In My Timeline) o algo en el que las referencias cronológicas dejen claro que tu capacidad para saltar en el tiempo es análoga a la de cualquier niña de 7 años con su comba.

    ResponderEliminar
  10. ¡Cuántos libros buenos! Espero que los disfrutes :D

    ResponderEliminar
  11. Aceptación me dejó el culo roto y alguna que otra respuesta a medias... pero brillante, como los otros dos.
    Y tengo unas ganas tremendas de Última sesión...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Los tres primeros capítulos/relatos de Las doce tribus de Hattie son magníficos, el problema es que el resto no mantiene el nivel. Eso sí, me leeré más novelas de la autora porque talento desde luego tiene.

    Yo no soy tan fan de las luminarias. Es una novela tremendamente ambiciosa, pero quizás eran las expectativas, no ya tanto el Booker si no que a mí la primera novela de la autora (El ensayo general) me había entusiasmado y con Las luminarias nunca tuve esa conexión.
    Eso sí, a Catton la descubrí al inicio de su carrera y me da que me leeré todo lo que escriba (además sus dos novelas no tienen absolutamente nada que ver, lo que hace que sea difícil de preveer que puede ser lo próximo)

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012