Reseña "El libro de Jonah"

martes, 5 de mayo de 2015

Título: El libro de Jonah
Autor: Joshua Max Feldman
Año: 2015
Editorial: Libros del Asteroide
Páginas: 432
Precio: 24.95 €

Jonah Jacobstein es un joven abogado de Manhattan que tiene todo cuanto podría desear: dinero, una carrera prometedora y dos mujeres dispuestas a pasar su vida con él. Pero justo cuando está a punto de convertirse en socio del despacho en el que trabaja, tiene una extraña visión en medio de una fiesta que lo cambiará todo. Aunque Jonah hace todo lo posible por olvidarla, será solo la primera de unas cuantas alucinaciones que pondrán su vida patas arriba. Cuando está intentando recuperar la cordura, conoce casualmente a Judith Bulbrook, una mujer inteligente y profunda con una vida marcada por la tragedia, y sus destinos quedarán extrañamente ligados.
Ambientada en el mundo de los jóvenes ejecutivos que forman la élite laboral neoyorquina, esta novela, una versión moderna y gamberra del Libro de Jonás, examina al hombre contemporáneo y lo enfrenta a una cuestión antiquísima, ¿es posible que exista Alguien cuya llamada condicione nuestra existencia?


Sobrevivir en un mundo dominado por la avidez, la ambición sin escrúpulos y la flagrante ausencia de ética laboral es un proceso que podría explicarse sin recurrir a ninguna analogía bíblica. Sin embargo, el joven escritor norteamericano Joshua Max Feldman demuestra entre las páginas de El libro de Jonah, su debut como novelista, que dicho recurso resulta en última instancia tan interesante como apropiado. Feldman no solo reinventa en su libro las bases de una historia que, por ser de sobra conocida, tendría altas posibilidades de perder su efecto ejemplarizante, sino que lo hace además de un modo audaz, certero, sin ambages ni medias tintas, sacando el lado más gamberro e inconformista de un relato que ofrece innumerables lecturas. Perteneciente a la élite social y económica de Nueva York, ciudad que no resulta difícil de imaginar como un vasto océano plagado de tiburones, el protagonista de esta novela es un joven abogado a punto de lograr un importante hito en su trayectoria profesional; un hombre exitoso, adinerado, poseedor de una portentosa educación tanto seglar como religiosa y con serios problemas para comprometerse definitivamente con una de las dos mujeres que tiene por novias. No obstante, pronto la acomodada y libertina existencia de Jonah sufrirá un vuelco drástico, pues una serie de extrañas visiones acaecidas durante una fiesta le anunciarán su misión de llevar a cabo la voluntad divina.

De forma paralela conoceremos la historia de una chica llamada Judith, personaje caracterizado por su excelencia académica, la pulcritud con la que trata de planificar cada etapa de su vida y un desafortunado desliz amoroso que trazará el camino a recorrer cuando, más tarde, una enorme tragedia destruya los cimientos de todo en lo que creía. A medida que vamos profundizando en ambas tramas, se hace evidente la cantidad de puntos en común que tienen Judith y Jonah, como por ejemplo su crianza dentro de una comunidad judía liberal donde el seguimiento de las tradiciones y los rituales religiosos adquieren un papel fundamental o su tendencia a adquirir comportamientos autodestructivos, ya sea por medio del alcohol, las drogas o el sexo alienado y aleatorio, como método para sepultar el derrumbe de sus respectivos dogmas y los ídolos depositarios de su fe. Sin duda, Joshua Max Feldman ha rodeado su novela de personajes, aunque formidables, distantes y angustiados. Personajes que logran despertar por sus acciones un profundo desagrado, pero también una necesidad insaciable de comprender sus motivaciones. Además, mediante un estilo vibrante y sofisticado, por momentos de impactante crudeza, Feldman nos regala una revulsiva crítica que torpedea con todo lujo de detalle los aspectos más detestables de la sociedad norteamericana. 

Así que, tratando de ser lo más objetivo posible, no se puede negar que El libro de Jonah es una buena novela... pero lo cierto es que no he disfrutado de su lectura al grado que me hubiera gustado. Su ritmo irregular, el irritante gusto que demuestra el autor por recrearse en aspectos nimios de la trama y la resolución un tanto apresurada (e insatisfactoria) de la historia principal son los factores que me lo han impedido. También hay un poco de pseudo-filosofía religiosa y alegorías pasadas de rosca pululando por el último tercio de la novela que no me pegaban con el tono apesadumbrado y cínico que imperaba en los compases iniciales de la misma. A pesar de ello, haberme adentrado en las fauces de este prometedor debut no es algo de lo que me arrepienta. En absoluto. Y es que, aun con sus fallos, si algo revela El libro de Jonah es que Joshua Max Feldman posee un indiscutible talento literario y una sugerente proyección futura que me harán estar pendiente de sus próximos trabajos. No ha sido este un comienzo ideal, pero tampoco ha sido un comienzo desastroso. Por eso, si estáis pensando en darle una oportunidad, no dudéis en hacerlo. Seguro que encontráis algo por lo que merezca la pena leerlo.



4 comentarios :

  1. No, sin duda no me convence del todo. El rollo religioso (aunque pasado de vueltas) no es algo que vaya conmigo, y si su ritmo no es homogeneo ni el final es decente... creo que lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!:D No conocía este libro pero lo anoto, me ha llamado algo la atención jeje.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Adoro los libros de Libros de Asteroide, pero este no me acaba de hacer el peso. Entre las referencias bíblicas y que comentas que el ritmo es irregular y que no te ha acabado de convencer, me tira aún más para atrás. Pero le seguiré la pista al autor, eso seguro.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Te acabo de nominar a un premio en mi blog:
    http://loslibrosdecaliope.blogspot.com.es/2015/05/premio-black-wolf-blogger-award.html
    Un saludo y enhorabuena :D

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012