Reseña "El heraldo de la tormenta"

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Título: El heraldo de la tormenta
Autor: Richard Ford
Saga: Steelhaven#1
Año: 2014
Editorial: Umbriel
Páginas: 512
Precio: 22.00 €

Siete historias entrelazadas con personajes legendarios y fascinantes. Un asesino profesional con remordimientos de conciencia. Una doncella guerrera tan bella como letal. Una princesa que no sabe cómo escapar al matrimonio de conveniencia pactado por su padre. Un estudiante de brujería maltratado por su maestro. Un mercenario en busca de redención. Una golfilla callejera que intenta dominar el arte del robo… Todos ellos son vecinos de Steelhaven, un puerto de la costa meridional de los Estados Libres. Y sus vidas, como las del resto de habitantes de la ciudad, están a punto de sufrir la llegada de Massoum Abbasi, consejero militar de los príncipes del desierto que ha puesto todos sus conocimientos al servicio del brutal conquistador Amon Tugha. Fuego, sangre y magia son los ingredientes de El heraldo de la tormenta, inicio de una trilogía con la que Richard Ford ha tomado al asalto el mundo de la fantasía épica en la mejor tradición de George R.R. Martin y Patrick Rothfuss.

Opinión

La más reciente edición del Reto 10x10 ha llegado a su fin y hoy es mi turno de reseñar el libro que durante semana y media ha sido 'víctima' de nuestro más intenso escrutinio. La novela de Richard Ford no es ninguna urna electoral, pero como en cualquier votación que se precie, los datos recogidos hasta el momento arrojan lecturas bastante dispares. Esta diferencia radical de opiniones no resulta en absoluto sorprendente si tenemos en cuenta las características del libro, una historia de aventuras e intriga con cierto sabor a fantasía épica que presume de comparaciones con autores como Patrick Rothfuss o George R.R. Martin pero que, en mi humilde opinión, no son más que reclamos publicitarios sin ningún fundamento (de hecho, yo tiraría más hacia autores británicos como Abercrombie o Mark Lawrence). Bueno, quizá la -en ocasiones agobiante- multiplicidad de narradores o las sospechosas similitudes con estas conocidas sagas sean suficientes para intentar establecer rasgos comunes entre dichas novelas, aunque sigo pensando que la persistencia en buscar parecidos no pasa de lo meramente anecdótico. Ahora bien, obviando un poco promociones e inoportunas estrategias de marketing... ¿qué podemos encontrar tras las páginas de El heraldo de la tormenta?

Pues, francamente, una novela bastante sosa. Prescindible. Aburrida. Anticlimática. La trilogía de Steelhaven no empieza con demasiado buen pie a pesar de tener a su disposición todos los elementos necesarios para triunfar entre los amantes del género fantástico. Y esto es así porque en lugar de aprovechar los enormes recursos que ofrece una historia de semejantes características, Richard Ford nos entrampa en una deshilachada red de tramas paralelas que solo conducen a oscuros callejones sin salida. Se vislumbra un atisbo de argumento global justo al inicio de la novela, cuando un emisario extranjero con muy malas intenciones es rescatado de una situación comprometida y se introduce en la ciudad de Steelhaven dispuesto a cumplir una misión que pondrá en peligro la seguridad de todo el reino. Pero a partir de ese momento, Ford da paso a una interminable ristra de presentaciones en la que cada personaje principal tiene su correspondiente minuto de gloria justo antes de dejar espacio al siguiente narrador (que son nada más y nada menos que siete).

Massoum Abbasi aborrecía el mar. El nauseabundo olor a sal y el ruido incesante le molestaban más de lo que podía llegar a expresar. Las nubes turbulentas, las olas rompientes y las gaviotas chillonas eran ajenas a su experiencia, pero Massoum estaba dispuesto a soportarlo, pues la recompensa era considerable.

Esta situación se prolonga, si no ad infinitum, sí hasta bien entrada la segunda mitad de la novela, cuando el creciente hastío y el desinterés casi total por los destinos de los personajes se van diluyendo un poco ante el atisbo de lo que puede ser una trama aglutinante de las distintas historias individuales. Los protagonistas de El heraldo de la tormenta son todo lo variopintos y variados que cabe imaginar, tenemos desde una princesa que trata de estabilizar las intrigas políticas surgidas alrededor del trono tras la partida de su padre al frente de batalla hasta una joven ladronzuela que sobrevive en las calles a base de robar en el mercado; pasando además por un letal y disciplinado asesino, un timador con irresistible encanto para el sexo femenino y una admirable capacidad para meterse en problemas, un herrero que tras la pérdida de su familia decidirá unirse a las filas del ejército, una luchadora indisciplinada cuyos constantes desafíos a la autoridad acabarán pasándole factura o un atribulado estudiante que lucha por absorber el máximo posible de conocimientos bajo la tutela de una mentora críptica y poco comprensiva.

Muchas subtramas y muy pocas interesantes, en definitiva. Richard Ford dedica tanto espacio a la exploración interior de los personajes (y al desarrollo más que cantado de sus respectivas evoluciones) que se olvida casi por completo de indagar en el universo que ha creado, repartiendo ligeros esbozos allá por donde puede sobre la historia, la mitología, la cultura o la magia de su particular cosmos literario. Y es una pena, porque el libro no es malo en absoluto. El autor tiene un dominio sobresaliente de las escenas de acción y no se corta ni un pelo a la hora de mostrar el lado más despiadado y cruel de la realidad cotidiana. Ya sea sosteniendo el peso de toda una ciudad sobre sus hombros, afrontando la amenaza de invasión por parte de una horda de salvajes norteños o lidiando con las vicisitudes propias de una sociedad infectada hasta la médula por el crimen y la corrupción, los protagonistas de El heraldo de la tormenta se desenvuelven de manera correcta y comprometida con sus férreos ideales. No tengo muy decidido si seguiré leyendo la saga una vez que salga su segunda parte, pero lo que sí tengo claro es que aquí hay buenos materiales de construcción. El final de la novela hace presagiar un futuro próspero para los amantes del grimdark y de la fantasía épica tradicional, sentando las bases de una continuación cuando menos prometedora. Lástima que las virtudes de esta irregular obra no se dejen ver en todo su esplendor por culpa del interminable prólogo en el que ha convertido Richard Ford las 512 páginas de El heraldo de la tormenta.


7 comentarios :

  1. Es que son 500 páginas de no pasar nada, jolines xD En general, todos hemos coincidido bastante en que se hace un poco aburrido (mentira, bastante) y que los personajes están muy vistos y no tienen carácter ninguno. Ahí es cuando puedes cambiar los diálogos de personaje y no pasaría nada >.< Yo necesitaba un mapa, aunque fuera un esbozo o algo porque no sé ni dónde para el castillo ni dónde están los suburbios...
    Yo sí que sé que no seguiré con ella ni aunque me la regalen porque me parece perder el tiempo totalmente. Una pena @.@
    Besets!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que nos gusta un mapa XDDD De aquí a que salga la segunda parte igual se me olvida lo poco que me gustó la primera y acaba cayendo... ya veremos :P

      Eliminar
  2. No ha convencido nada este libro en general. Menos mal que nunca me ha llegado a llamar la atención.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Bueno, yo voy siempre con pies de plomo con la literatura épica, porque en muchas ocasiones cae en lo cliché y en los personajes de siempre, que acaban aburriendo. No sé como será el libro, la verdad es que he leído muchas de las reseñas que habéis colgado y son, como dices, muy variopintas.
    Como he ido comentando, seguramente lo leeré cuando caiga (milagrosamente xD) en mis manos, pero no será para nada, una prioridad.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta la fantasía épica, se me ocurren como 20 libros que deberías leer por delante XDD Pero bueno, de todo tiene que haber... Besos!

      Eliminar
  4. Creo que yo no lo lea la verdad >_<

    ResponderEliminar
  5. La comparación con Martin es algo que efectivamente sobraba xD yo creo que los publicistas preguntan: Dime una característica del libro para buscar uno famoso que sea parecido, y en este caso tocó la narración por varios personajes. Y menos mal que no preguntaron otras cosas, o estaríamos ante una comparación con Buscando a Wally o a saber.
    Creo que todos hubiéramos preferido menos desarrollo chorra de personajes y más historia de fondo :( es una pena porque mala pinta la historia tampoco tiene, pero le ha faltado bastante para estar a la altura de sagas similares.
    No tengo muy claro que mucha gente del reto siga leyendo la saga xD pero bueno, si lo hacen espero que nos digan si merece la pena seguir o no.

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012