Reseña "Un beso en París"

viernes, 16 de noviembre de 2012

► Título: Un beso en París
► Autora: Stephanie Perkins
► Editorial: Neo
Primeras páginas
► Páginas: 440 páginas
► Precio: 17,00€
 La torre Eiffel, Amélie y un montón de reyes que se llaman Luis. Esto es todo lo que Anna conoce de Francia. Por eso, cuando sus padres le anuncian que pasará un año en un internado de París, la idea no acaba de convencerla. Pero, en la Ciudad del Amor, conoce al chico ideal: Étienne St. Clair. Es listo, encantador y muy guapo. El único problema es que también tiene novia. ¿Conseguirá Anna el ansiado beso de su príncipe azul? El humor y la tensión que se respiran página a página en el debut literario de Stephanie Perkins te atraparán y te llegarán al corazón.

Si hay algo que tengo en común con la protagonista de la novela es que al pensar en París, la gran mayoría de las veces lo primero que acude a mi mente es sin duda la archiconocida película de Amélie. La torre Eiffel, Sacré Coeur o los innumerables puestos de crêpes con chocolate, es lo primero que me viene a la cabeza a la hora de recordar mi corta, pero sin duda alguna intensa, experiencia en dicha ciudad. Sin embargo, mientras la mía no duró el tiempo que me hubiese gustado, parece ser que a nuestra protagonista le ha tocado la lotería. O quizás no. 
      Y es que la idea de vivir un año entero fuera de casa, lejos de la familia, de su mejor amiga y de su casi novio no le parece tan divertida a Anna, pero sí a su padre, un escritor que abusa de un bronceado artificial, su sonrisa perfecta y las desgracias ajenas que plasma en sus novelas de pacotilla. ¿Y qué mejor lugar que París para enviar a su hija a estudiar a un prestigioso internado y demostrar así su recién adquirido poderío económico? Alejada de todo lo que le era familiar, Anna de repente se encontrará en una ciudad en la que se siente como en otro planeta. Sola y abandonada, se refugia en el único lugar que le brinda algo de paz y tranquilidad: su cuarto. Pero eso cambiará cuando por puro capricho del destino conocerá a St. Clair, un amigo de su vecina del pasillo. Aunque en lo primero en lo que repara Anna sea en su peculiar atractivo físico, pronto entre ellos dos nacerá una buena relación de amistad. Sin embargo, Anna se percatará de que hay algo más que se esconde tras esa máscara de chico perfecto que todos parecen conocer tan bien. Y es que dicen que París es la ciudad perfecta para enamorarse.

Porque tenía razón. Para nosotros dos, casa no es un lugar. Es una persona. Y estamos en casa.

Hoy día es casi imposible que no hayas oído hablar de Un beso en París. Una novela que ha emocionado ya a más de media blogosfera por lo menos, ya sea por su sencillez tan arrebatadora, por ese chico que gusta tanto, o por esa historia de amor que no conoce el límite de lo prohibido o lo imposible. Y es que un Un beso en París tiene justamente los ingredientes necesarios para enamorar a un número sumamente elevado de lectores a nivel internacional. Pero si alguien alguna vez me pregunta dónde reside exactamente la clave del éxito de esta novela, la verdad es que no lo sé. Resulta que algunos de esos ingredientes no han terminado de convencerme, y más bien me han parecido más que vistos. No digo que sea una mala novela, lo que tengo claro es que no me parece tan maravillosa como dicen. Aquí donde me ven, la encuentro más bien como una obra bien escrita con un estilo desenfadado, simple, pero el adecuado para expresar las vivencias de una joven que está a punto de terminar el instituto. Si bien la originalidad en su mayoría brilla por la ausencia y rebosa de los tan temidos clichés por los cuatro costados, reconozco que (lejos de mi opinión más personal y que me la reservo para mi fuero interno), Un beso en París no es una novela tan mala.
    A ratos es divertida, a ratos es triste, a ratos nos sorprende y muchas veces las cosas son demasiado previsibles, pero lo que tengo claro es que es una novela simplona, sin casi ninguna pretensión a parte de la de contar una historia de amor imposible, con un final que se ve venir, ambientada por supuesto en la ciudad más romántica de mundo. Y ese es justamente su problema. No ofrece nada nuevo al lector. No tiene magia alguna.
     Un beso en París es una novela demasiado edulcorada para mi gusto, que se repite hasta la saciedad y con una protagonista que, si bien en un primer momento no resulta tan desagradable, termina por beber del tópico más utilizado en el género: enamorarse de su mejor amigo. Para mi gusto lo plasma de un modo un poco surrealista, prestando demasiada atención a retratar la perfección de cada rasgo del chico, que más bien en verdad no es gran cosa. Es un personaje dulce y agradable, pero no he llegado a conectar con él más allá de cierta simpatía pasajera. Tampoco me parece que los innumerables elogios que pueblan las páginas del libro en su honor concuerden al final con la realidad. Todo parece más bien exagerado. También hay una carencia de profundidad demasiado acentuada en todos los aspectos, los tópicos tan presentes en la novela te permiten hacerte una idea general del conjunto. Los personajes no ofrecen nada que no se haya visto ya en algún otro sitio, y la historia de amor tampoco es que sea una maravilla o tan terriblemente arrebatadora que te llega al alma. Es una historia de amor cualquiera, de las que una vez terminadas se te olvidan dentro de un tiempo.

O a lo mejor no nos hace falta hablar. Y seguiremos andando hasta que el mundo deje de existir.

En resumen, si buscas una novela que te enganche y deseas desconectar un rato, creo que es una opción estupenda. Pero os aseguro que no, no es una obra maestra. Ni de lejos. Es simple y no aporta prácticamente nada nuevo. Es una novela más que no destaca precisamente por su contenido, el estilo o sus personajes. Entusiasma a un número elevado de lectores por una razón que desconozco, y que no logro comprender. Sin embargo, esta novela indudablemente tiene algo que enamora a casi cualquier lector acostumbrado al género, así que a lo mejor (para variar) el problema lo tenga yo. O quizás todo sea debido a la magia de París, donde la gente se enamora sin razón alguna, loca y desesperadamente.

Puntuación

Un beso en París



12 comentarios:

  1. Es una de las pocas reseñas en las que veo que el libro no es una maravilla jejej.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Se ve que el libro es muy entetenido y eso, Pero creo que por la misma emocion de los lectores no se fijan en detalles como el estilo, los clichés... pero eso ya de cada quien. No se si lo lea porque confio en tu criterio ;)

    ResponderEliminar
  3. Toda la razón del mundo, un aplauso. Ten cuidado, que desde que subí mi reseña "negativa" me han llovido anónimos tirándome mierda por todos lados, es impresionante la cantidad de tiempo libre que tiene la gente en éste país, en fin xDDDD.
    Al final he hecho dictadura panemesca de filtrar comentarios y ya está u__u

    ResponderEliminar
  4. Jolines, es la primera reseña que veo que opina no muy bien.
    La verdad esque no todos pensamos o opinamos igual asi que me gusta encontrarme con una reseña diferente no todo tenia que ser bueno y asi con los pros y contras uno decide mejor.
    Y aunque para ti no este muy bien a mi me llama y me apetece leerlo y saber cual sera mi opinion. Espero que positiva ya que me lo compro XD
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Pocas reseñas hay como la tuya...la tendré en cuenta, cuando algún día consiga el libro ;D

    ResponderEliminar
  6. Me llama la atención ^^

    Un besazo =P

    ResponderEliminar
  7. Es de las pocas reseñas que he leído que dice algo negativo del libro... aún así mantengo mis ganas de leerlo, a ver si para mí es tan bueno como muchos dicen :)

    ResponderEliminar
  8. Sí que es verdad que el libro en cuestión ha causado mucho revuelo, pero más en los blogs juveniles, si te pasas por uno un poco más adulto están con los premios Ateneo. Eso sí, por twitter ha sido mortal entrar y leer siempre lo mismo sobre Un beso en París. Si tanto está gustando es porque tiene algo, personalmente leí hace algún tiempo dos reseñas de gente en la cual confío (y que normalmente coincidimos en gustos) poniéndolo muy bien, aunque ahora mismo, después de toda la sobrecarga de información no apetece mucho leerlo u_u
    Cuando yo pienso en París se me viene a la mente Montmatre, El palacio de Versalles, Luis XIV y las Tac-tac^^ Ah, y los macarons, que ricos *-*

    ResponderEliminar
  9. Yo estoy deseando leerlo aunque temo que me pase como a ti y no me parezca una maravilla después de haber leído tan buenas opiniones. Original ya imaginaba que no era pero espero que me enamore y no me vaya a decepcionar.

    ResponderEliminar
  10. A mí me gustó. Sí. Pero tampoco me enamoró. Si es verdad que con su sencillez, con unos protagonistas que no son perfectos, que nos muestran un poco cómo son, quizá, llegue más al lector. Yo de lo que si he disfrutado de los momentos que nos movían por París, así recordando mi viaje por dicha ciudad en su momento, jaja. Pero en sí, como dices, tiene bastantes tópicos, y la historia de amor me lo esperaba más... no sé. Que tampoco es nada del otro mundo. Pero vamos, yo creo que el éxito reside en la sencillez de la historia y los personajes adornada con lo romántico de estar en París.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de leer tu reseña porque hasta el momento sólo había leído maravillas y está bien saber otro punto de vista.
    En principio me llama, no me molesta que sea edulcorada porque soy bastante ñoña pero si que caiga en tópicos y se repita.

    De momento la seguiré dejando pasar, seguro que en el futuro caeré pero cuando pasen todas las reseñas y me olvide un poco de ella.

    un beso
    Dácil

    ResponderEliminar
  12. Como dices, no es mala, pero le falta miga. Lentejas, sal, chicha. Por eso no me enamoró. Pero entretener, entretiene :).

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012